Sagrada Familia

El otro dia te dijimos que las cinco ciudades principales que le sugerimos visitar durante el invierno. Si ya los has anotado, ahora te contamos esos otros cinco que también pueden ser un destino interesante cuando llegue el frío. Con algunos de ellos no podremos escapar de las bajas temperaturas, pero tienen una oferta que puede ser divertida durante los meses de invierno.

Visitar el casco antiguo, disfrutar de un paseo por la playa, hacer turismo por los espacios culturales o incluso agradecer un poco de buen tiempo son algunas de las sugerencias de estas cinco ciudades. Algunos incluso estarán bastante cerca de ti, por lo que podría ser una buena idea hacer un pequeña escapada de fin de semana.

Santander

Santander

Santander es una ciudad del norte que combina costa, playas, historia y gastronomía. Disfrutaremos de lugares como Península de Magdalena, que fue lugar de veraneo de familias reales y donde podemos ver el Palacio de la Magadalena, dar un paseo por el pequeño zoológico o ir a las playas de La Magdalena y Bikini. Este es uno de los paseos más hermosos que tiene la ciudad, pero hay mucho más para pasar el tiempo. Si queremos disfrutar de la gastronomía en primera línea, tenemos el Mercado del Este y el Mercado de la Esperanza, donde podemos comprar esos productos típicos para la mayoría de gourmets. Para aquellos que buscan disfrutar de un poco de cultura, está el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria. Lo que debes visitar es su parte más antigua, donde podrás disfrutar de un restaurante con platos típicos como calamares o anchoas de Santonja.

Leer más:  Ruta Isabel La Católica en Castilla y León

Valencia

Valencia

Valencia es otra de esas ciudades que nos gustaría visitar en invierno porque su clima suele ser más suave. Decimos habitualmente porque puede que el momento no nos venga bien y cuando llegamos tenemos un mal día. La ciudad de Valencia también es perfecta para una escapada, y aquí podemos disfrutar de su casco antiguo o perdernos en la moderna zona nueva, con Ciudad de las artes y las ciencias. En nuestra zona antigua tenemos el Barrio del Carmen, un barrio que creció entre dos murallas, una musulmana y otra cristiana. También tenemos una puerta medieval y la Plaza de la Virgen con la Catedral de Valencia, Miguelete la Almoina y la Basílica de la Virgen. Un complejo de la catedral que no debe perderse. Tampoco debes perderte la famosa Lonja de la Seda.

Barcelona

Montjuic

Barcelona, ​​junto con Madrid, son las dos capitales de España, por lo que merece la pena visitarlas, ya sea en verano o en invierno. Lo mejor de todo es que si vamos a esta gran ciudad en invierno, no tendremos que esperar tantas colas ni abrumarnos por el exceso de turismo que está en temporada, disfrutando mucho más de la ciudad. Eso sí, tendremos que conformarnos con un paseo por la playa, porque no podremos nadar en ella. Mira Sagrada Familia Con menos filas, disfrutar de Montjuic y de las obras de Gaudí con mucha más tranquilidad puede ser una buena idea.

Cádiz

Cádiz

No podemos quedarnos sin una sugerencia de irnos de vacaciones durante el invierno, porque el clima es mucho más tolerable. Alejarse del fuerte frío o de los interminables días de lluvia es un placer. Entonces, nada mejor que visitar una ciudad como Cádiz, en la costa y con un precioso casco antiguo lleno de callejuelas donde perderse. Podemos ver la famosa playa de La Caleta con el Castillo de San Sebastián y disfrutar de esos vientos, el clima costero y su catedral. Además, no podemos dejar de ir a un restaurante a probar pescado frito. También podemos retroceder en el tiempo con el teatro romano. Y si quieres tener una perspectiva de toda la ciudad y conocer un poco su historia, visitar Torre Tavira que cuenta con una curiosa cámara oscura con la que podemos ver todos los puntos de la ciudad de forma panorámica.

Ibiza

Villa Dalt

Ibiza es otro de esos lugares que pueden volverse totalmente irresistibles en verano debido al excedente de turistas y turistas. Por eso, para aquellos que quieran alejarse de la diversión y las playas con bares, lo mejor es poder visitar la isla en invierno. Mucho más tranquilo y al mismo tiempo mucho más auténtico, con gente viviendo en él todo el año. Esta es otra forma de conocer lugares que suelen ser completamente turísticos solo en verano. Si algo no debe perderse es la fuerza visitar Dalt Villa en la tranquilidad, el casco antiguo, rodeado de murallas renacentistas y con numerosos callejones en los que perderse.

¿Quieres reservar una guía?