Playa filipina

Filipinas es un país único. No solo geográficamente, sino también cultural y espiritualmente. Además de sus innegables propiedades físicas, este país tiene un cierto aire insólito que conquista a todos los que lo conocen.

Filipinas es un archipiélago formado por 7.107 islas que deben su nombre al rey Felipe II. Su naturaleza es magnífica y poderosa: formaciones rocosas insólitas, playas paradisíacas, imponentes volcanes … Pero sus virtudes son también otras porque este país es conocido por la hospitalidad de su gente y su rica gastronomía con un toque hispano.

Si estás pensando en viajar a Filipinas, te damos algunas razones por las que este país es una gran alternativa al popular sudeste asiático.

Filipinas no está superpoblada

A diferencia de otras partes de Asia, Filipinas todavía no recibe muchos turistas, por lo que es un destino bastante exclusivo. Todavía quedan muchos lugares por descubrir, como Snake Island o Entalul Island, en Palawan.


Playas de Filipinas

Las playas son paradisiacas

Filipinas tiene algunas de las playas e islas más asombrosas del mundo (después de todo, hay más de siete mil de ellas), y en sus aguas claras y cristalinas puedes ver una gran variedad de especies animales nadando. El espectáculo que descubrirás bajo sus aguas es verdaderamente hermoso: tortugas marinas, ballenas, tiburones, jardines de coral … Ya sea que bucees con botella o bucees con máscara, podrás observar su maravillosa riqueza marina.

Leer más:  ¿En busca de libertad? Nudismo en Asia

El fondo del mar es asombroso. La playa blanca de Boracay es una de las estrellas del país, los coloridos arrecifes de Mindoro y Tubbataha son tan espectaculares como los jardines de coral de Anilao. Los más valientes pueden incluso experimentar la experiencia de nadar con tiburones ballena en Donsol.

Para aquellos que prefieren un plan más relajado, es posible bucear para encontrar tesoros escondidos como las reliquias del barco japonés Olympia Maru.

Filipinas es perfecta para viajar con amigos o en pareja.

Es un gran lugar para socializar en sociedad y sumergirse en su esencia. Aquí los viajeros pueden nadar con tiburones, explorar islas desiertas, bucear en lugares extraordinarios, escalar volcanes, disfrutar de las vistas de los antiguos campos de arroz en terrazas o dirigirse a la jungla para conocer tribus.


Festivales y cultura filipina

País muy hospitalario

Los filipinos son personas muy cariñosas que se interesan de inmediato en las personas que conocen. Su carácter es abierto y agradable, por lo que es fácil iniciar una conversación con ellos y conocerlos mejor.

El tagalo no es difícil de aprender si sabes idiomas. Cuando los españoles llegaron a Filipinas, la población indígena no tenía voz en muchas cosas, como las horas o los días de la semana. Por eso, adaptaron los sonidos latinoamericanos a su idioma. Algunos ejemplos son fork, jan o car.


Plato de arroz en Filipinas

El arroz, uno de los ingredientes básicos de la cocina filipina

Gastronomía filipina

La cocina filipina también está fuertemente influenciada por la cocina hispana y del sudeste asiático. En general, los filipinos comen tres comidas al día: almusal (desayuno), tanghalian (almuerzo) y hanupan (cena), aunque por la tarde también toman un aperitivo llamado meryenda, que se basa en bollos o chocolate.

El arroz es un ingrediente básico en la cocina filipina porque se come con cada comida. Y los aman tanto que incluso los restaurantes de comida rápida estadounidenses los sirven con hamburguesas.


Kare-kare

Kare-kare es uno de los platos de carne más famosos de Filipinas

En la cocina filipina, los españoles dejaron huella durante sus tres siglos de colonización introduciendo ingredientes como el tomate, el maíz y el ajo. así como las técnicas de elaboración, entre las que destacan los guisos, adobos, adobos y elaboración de embutidos. De hecho, ¡incluso hay chorizo ​​filipino!

Como platos tradicionales podemos mencionar el malabon pancetta, a base de fideos, cebolla, pimiento y tomate; suman, bolas de arroz envueltas en hojas de plátano; y kare kare, un guiso de rabo de ternera con salsa de pescado.

Muchos postres se elaboran con delicioso mango filipino, que como curiosidad se ha convertido en parte del récord Guinness como la fruta más jugosa y dulce del mundo. Aunque probablemente el plato más popular es el halo-halo que contiene una mezcla de ingredientes con batatas, garbanzos, coco, arroz, plátano caramelizado y hielo picado.


svg%3E

Filipinas para ecoturistas

Los turistas que llegan a Filipinas lo hacen con la intención de vivir experiencias únicas como nadar con tiburones, explorar islas desiertas, bucear en lugares extraordinarios, escalar volcanes, disfrutar de vistas de antiguos arrozales en terrazas o adentrarse en la jungla para conocerlos. tribus.

Por ejemplo, las Colinas de Chocolate de Bohol (que constan de 1.268 montañas simétricas) y las terrazas de arroz de Banaue (construidas hace más de dos mil años) son paisajes que parecen sacados de otro mundo.

Además, los más aventureros disfrutarán de un viaje a cualquiera de los volcanes repartidos por todo el archipiélago. Algunos ejemplos son la imponente montaña Pinaturbo o el volcán Taal, el más pequeño de Filipinas.


svg%3E

Los ciudadanos también disfrutarán de Filipinas

Manila, la capital de Filipinas, es una ciudad de enormes contrastes. Aquí lo moderno se mezcla con lo tradicional, la pobreza con la riqueza y lo convencional con lo exótico.

La influencia estadounidense en Filipinas es evidente, aunque en Manila todavía se notan rastros de España, ya sea en cada calle, plaza, iglesia o museo. De esta forma, resulta muy curioso pasear por las calles de Tetuán o Dasariñas, así como visitar la primera universidad asiática fundada por los españoles (Universidad de Santo Tomás) o leer placas conmemorativas en español.

Durante la hora punta, es recomendable evitar el tráfico y caminar por las murallas del interior de la ciudad, que nos permiten empaparnos del pasado español de Filipinas. Aquí el viajero encontrará numerosas tiendas de artesanía y amplias zonas interiores pavimentadas donde descansará del caos del coche vivido en el exterior.

Algunos de Los lugares más interesantes para visitar en Manila son: Universidad de Santo Tomás, Fortaleza de Santiago, Catedral de Manila, Iglesia de San Agustín o Santuario de San Antonio, Entre muchos otros.

¿Quieres reservar una guía?