6yy-ámbar1a

Hay muchas cosas típicas que podemos comprar como recuerdo de un viaje. Praga: delicado cristal bohemio, clásicas muñecas de madera, una botella de becherovka tradicional … Sin embargo, si buscas un recuerdo especial y bonito, lo que tienes que comprar es una joya hecha de ámbar.

Desde la antigüedad en Europa Central existe una ruta comercial por la que el ámbar del mar Báltico viaja hacia el sur, a los antiguos talleres de los pueblos a orillas del Danubio y sus regiones periféricas. En la Edad Media, los orfebres de la capital checa se convirtieron en verdaderos maestros colocando piedras preciosas naranjas y verdes en pendientes, anillos, tiaras, collares y todo tipo de adornos.

Hoy podemos encontrar ámbar (hay dos variedades: amarillo y verde) no solo en joyerías Barrio judío, pero en casi todas las tiendas del casco antiguo de Praga, y cuando se trata de Navidad en muchos puestos instalados en Starometské Námestí y alrededores.

Incluso hay algunos talleres donde se puede observar el proceso de creación de estas maravillas, desde la selección y tallado de resinas hasta el pulido y acabado de pegado en piezas de metales preciosos. Llévate el ámbar a casa y conservarás para siempre la magia de tu viaje a Praga.

Más información – ruta judía en Praga

Imágenes: bild.de

¿Quieres reservar una guía?