svg%3E

Para los amantes de la naturaleza, ver la vida silvestre en estado salvaje es la forma más respetuosa de disfrutar de la fauna sin dañarla, así como la mejor manera de conocer el hábitat y el comportamiento para desarrollar el amor y el respeto humanos por los animales. Estos son algunos de los destinos más interesantes para ver la vida salvaje en estado salvaje.

Parque Natural Fuentes del Narcea

El corazón del territorio del oso en España se encuentra en Asturias, en el norte del país, en una zona que cuenta con 260 ejemplares. Hace unos años el oso pardo estaba en peligro de extinción, pero gracias al trabajo de sensibilización y mejora del hábitat por parte de administraciones, ONG y otras entidades que trabajaban conjuntamente para conservar esta especie, se inició en la década de 1990 para recuperar la población.

La mejor época para observarlos en el Parque Natural Fuentes del Narcea es el amanecer y el atardecer de abril a junio y de agosto a noviembre. En otoño e invierno, comen y aumentan de peso, y los cachorros ya han crecido.

Dentro del parque hay dos miradores visitados por los que van solos: Jedrez y Fondos de Vega. Cuando piensas en osos, tienes que armarte de paciencia y tener un telescopio o binoculares para estudiar el paisaje, porque esperamos que puedas verlos con total libertad todos los días.

Se recomienda a los visitantes sin guía que obtengan información previa y sigan literalmente los consejos y las regulaciones del parque.

Islas Galápagos


svg%3E

Ubicada en el Océano Pacífico, esta provincia de Ecuador, a 1000 kilómetros de su costa, es conocida por ser uno de los destinos más famosos del planeta para la observación de fauna debido a su enorme biodiversidad.

No es casualidad que Charles Darwin se inspirara en este lugar para su investigación dada su rica flora y fauna. Aquí podrás observar especies únicas de lagartijas, aves o mamíferos marinos que, además de las impresionantes tortugas de Galápagos, habitan solo el ecosistema de estas islas.

Parque Nacional del Serengeti


svg%3E

El Serengeti es quizás el santuario de vida silvestre más famoso del mundo y cualquier amante de la naturaleza debería visitarlo en algún lugar de su vida si tiene la oportunidad. Fue creado en 1951 para proteger el fenómeno de la Gran Migración, es decir, cuando millones de herbívoros llegan al Masai Mar en busca de tierras más fértiles tras recorrer unos 3000 kilómetros cada año.

El Parque Nacional del Serengeti es el hogar de los llamados Cinco Grandes de la caza (león, leopardo, rinoceronte, elefante y búfalo) y muchas otras especies como el guepardo, la hiena o la cebra. El fenómeno del Serengeti y la gran migración es la principal fuente de turismo en Tanzania y un excelente lugar para ver la vida silvestre.

Es aconsejable planificar al menos una visita de tres días al Serengeti en 3 días, ya que el parque se extiende sobre 14.763 kilómetros cuadrados. Una de las experiencias únicas en este parque es dormir rodeado de leones, hienas o búfalos. No es un plan barato, pero es difícil olvidar el recuerdo.

Otra de las actividades más exclusivas del Serengeti es el globo. Este espectáculo de la naturaleza está en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1981.

Isla canguro


svg%3E

Oceanía como uno de los mejores lugares del mundo para ver vida salvaje en estado salvaje. El continente tiene una fauna nativa muy atractiva, con miles de especies exóticas imposibles de observar fuera de sus ecosistemas.

En la isla australiana de Kangaroo, como su nombre indica, una atracción natural importante son los fabricantes de bolsos más famosos del país. Sobre todo dentro de la reserva natural protegida, cuyo Flinders Cahse es el punto más visitado por los turistas. Allí se pueden encontrar muchos canguros, koalas y ornitorrincos, todos en su estado natural.

¿Quieres reservar una guía?