svg%3E

Figura Wikipedia

Rodeada de naturaleza en un entorno apenas urbanizado, se encuentra Cala Salada, una de las mejores y más visitadas bahías de Ibiza por sus aguas turquesas, su arena dorada y su paisaje mediterráneo. ¡Perfecto para Instagramming! También tiene otra característica especial que lo hace muy atractivo: ¡hay dos bahías en una! ¿Cómo es esto posible? Entonces te lo contamos.

¿Cómo es Cala Salada?

Cala Salada y su vecina Cala Saladeta, son las dos bahías más populares de Ibiza. El primero se caracteriza por un ambiente familiar mientras que el público es más joven en el segundo, lo que puede estar motivado por mayores dificultades de acceso.Por tanto, si estás muy ocupado o poco ágil, es mejor alojarse en Cala Salad, aunque en determinadas fechas puede estar más concurrido.

Para aquellos que quieran visitar ambas bahías, pueden tomar un camino sinuoso a través de un acantilado rocoso en la orilla y pasar de una bahía a otra. Las vistas panorámicas desde esta ruta marítima son simplemente espectaculares.

¿Cuando ir?

Rodeada de colinas de pinar, Cala Salada es un paisaje difícil de conciliar, por lo que es un destino favorito de isleños y turistas para relajarse y disfrutar en cualquier época del año.

La primavera y el otoño son las estaciones para aprovechar los días soleados, y el agua del Mediterráneo, ya sea bronceada, es un refrescante baño o buceo. Durante este tiempo, la playa estará más concurrida que en los meses fríos, cuando los visitantes vienen a pasear, ver el atardecer o disfrutar de las vistas.


svg%3E

Figura Pixabay

¿Como ir?

Dado que se encuentra en las afueras de Sant Antonio de Portmany, no se recomienda ir por un camino estrecho y la pendiente final, y se puede llegar a la playa a pie o en bicicleta. Porque, El coche es una buena opción para ir a Cala Salad para los que madrugan porque el aparcamiento es muy pequeño y se llena rápido. Una vez finalizado, se prohíbe el acceso a múltiples vehículos para preservar el medio ambiente o facilitar la entrada de los servicios de emergencia si es necesario.

Otra opción es coger un autobús que pasa cada 15 minutos en la parada junto al Polideportivo Can Coix. y se tarda un poco más de cinco minutos en llegar a Cala Salada. Su precio es de 1,90 euros en cada sentido, y funciona desde mediados de mayo hasta el 30 de septiembre.

También se puede acceder a Cala Saladi por mar, un ferry a solo 45 minutos del puerto de Sant Antoni. Esta opción es muy interesante para conocer el entorno de Ibiza y su costa desde otro punto de vista. Los más deportistas también pueden atreverse a conocer esta bahía navegando hasta ella en kayak.


svg%3E

Figura Mallorcadaily

Servicios

A un paso de estas dos calas gemelas, solo queda el restaurante Cala Salada para comer. Nació en los años 70 cuando era solo un quiosco en la arena. Posteriormente se trasladó a su ubicación actual en el lado izquierdo de Cala Salade. Son de carácter familiar, son expertos en platos mediterráneos y de pescado, como el bullit de peix, el gang arrose o la caldereta de bogavante, entre otros. Tomar cualquiera de estos platos en la terraza con vistas a las hermosas aguas cristalinas es una experiencia única para el almuerzo o la cena. Abre todos los días durante la temporada y se recomienda reservar con antelación.

Otros servicios que podemos encontrar en Cala Saladi son duchas, hamacas, sombrillas y hidropedales. No existen servicios de este tipo en Cala Saladeta, pero hay un grupo de personas que están ahí para hacer la vida un poco más fácil a los turistas.: vendedores de empanadas, bocadillos y cócteles, vestidos ibicencos, pareos y arcoíris, etc. No obstante, siempre existe la opción de transportar tu propio frigorífico lleno de hielo si quieres mantenerlo fresco durante todo el día.

En definitiva, este pequeño trozo de la costa española de aguas color esmeralda es una visita obligada para quien viene a Ibiza por primera vez.

¿Quieres reservar una guía?