Calanque Cassis

Muchos dicen que es el rincón más bonito y espectacular Mediterráneo francés. Su nombre, bien conocido en todo Midi, es Calanque d’En-Wow, una pequeña e inaccesible bahía de aguas turquesas entre las ciudades de Marsella y Cassis.

Lo que en el país galo se llama calanque, en España lo conocemos como cala: un poco de plata, de arena o piedra, más o menos escondida. Sin duda alguna, Calanque d’En-Vau, pues llegar a ella es sin duda una misión complicada. Así debe ser, para que este paraíso permanezca intacto y hermoso como es ahora.

A estas aguas azules solo se puede llegar por mar o por un estrecho y complejo sendero de montaña, ya que no existe un camino asfaltado que nos lleve a ellas. La segunda opción es más difícil, pero el esfuerzo vale la pena, porque cuando el pasajero se encuentra en el medio ambiente celestial, donde reina el silencio y las aguas cristalinas como pocas en el Mediterráneo se bañan en una diminuta playa de arena blanca y espesa.

Entre los visitantes frecuentes de la Calanque d’En-Vau, por un lado, se encuentran los aficionados alpinismo, que trepan sus terroríficos muros de piedra que custodian la entrada a la bahía, y por amantes buceo, que revelan un mundo de tesoros escondidos bajo sus aguas.

¿Quieres reservar una guía?