Colmar

Colmar es una ciudad hermosa que rezuma encanto por los cuatro lados. Se encuentra en la región francesa de Alsacia, cerca de la frontera con Alemania, por lo que muchas casas nos recuerdan el estilo bávaro. Era una ciudad imperial libre de cuya existencia se habla ya en el siglo IX. Hoy en día es verdaderamente un destino turístico por el casco antiguo bien conservado.

EN Colmar tiene mucho que ver, aunque no es una gran ciudad. Este pueblo tiene casas muy bien conservadas y un casco antiguo que merece la pena visitar, sobre todo en Navidad, cuando todo está lleno de adornos. Pero Colmar es mucho más que esto, así que descubriremos todos sus rincones y recovecos.

La Petite Venise


Pequeña Venecia

Si vas a la Rue de la Poissonnerie, donde puedes ver coloridas casas típicas de madera a lo largo del canal y sigues esta calle, llegarás a lo que se conoce como Petite Venise. La Pequeña Venecia es un lugar con encanto de cuento de hadas, casi como todo el casco antiguo de Colmar. Desde el puente Rue de Turenne las mejores perspectivas son fotografiadas desde sueños en esta zona del canal.

Rue des Marchands


Rue des Marchands

Esta es la calle más importante y céntrica de la ciudad de Colmar, por lo que esta es otra de sus visitas imprescindibles, sobre todo si hablamos de la época navideña. Tener casas tradicionales de estilo alsaciano como Casa Pfister o la casa de Weinhof. Durante la época navideña, esta calle se llena de luces en las fachadas y decoración que a nadie le es indiferente. El resto del año sigue siendo una calle con mucho encanto por la que puedes pasear y visitar pequeñas tiendas.

Place de l’Ancienne Douane

Cerca de la Rue des Marchands se encuentra esta gran plaza, que es una de las más importantes de Colmar. Puedes ver Edificio Koïfhus, una antigua aduana por la que debían pasar los productos a exportar. También alberga una escultura de Auguste Bartholdi.

Colegiata de San Martín


San Martín

Esta colegiata es ubicado en la céntrica Place de la Cathedrale. La iglesia fue construida originalmente en el siglo XII en estilo románico, aunque posteriormente fue reconstruida en estilo gótico, que podemos ver hoy. Tiene una fachada en la que destaca una torre alta. En su interior se pueden apreciar vidrieras, capillas laterales y un órgano.

Museo Unterlinden


Unterlinden

Este museo es ubicado en un antiguo convento. En el interior del museo podemos ver obras medievales o del primer renacimiento de artistas locales o cercanos. También destaca por el altar de Isenheim y tiene varias partes para visitar, como arqueología, escultura o vidrieras.

Casa Pfister


Casa Pfister

Es casa original y hermosa del siglo XVI Es uno de los edificios de estilo renacentista más bellos y mejor conservados de Colmar. Se encuentra en el número 11 de la famosa Rue des Marchands. Desde el exterior se pueden ver sus antiguas galerías de madera y frescos religiosos. Cerca de esta casa encontramos uno de los edificios más antiguos de la ciudad, el número 14, que fue el almacén de las monjas del monasterio de Unterlinden.

Maison des Tetes


La casa de la tía

Cerca de Place Unterlinden es uno de los edificios más significativos de todo Colmar. Este edificio renacentista data del siglo XVII y se encuentra en el número 19 de la Rue de Tetes. Si no te has alojado en su hotel, la casa, que ya es Monumento Histórico de Francia, solo se puede ver desde el exterior, aunque la visita vale tanto como la original. En su fachada podemos ver más de un centenar de caras, de ahí el nombre de Casa de las Cabezas. En su parte superior se puede ver la figura de un calderero.

Iglesia dominicana

Es La iglesia de estilo gótico se encuentra en la Plaza de los Dominicos. Tiene un hermoso estilo y fue construido entre los siglos XIII y XIV. Merece la pena visitarlo para admirar las hermosas vidrieras del siglo XIV, el retablo de la Virgen de las Rosas y el coro barroco.

Mercados navideños


mercado de Navidad

Puede que no coincida con esta época del año, pero la visita a Colmar conviene reservar para la época en la que organizan mercadillos navideños. Esta ciudad destaca por tener uno de los mercadillos navideños con más encanto de todo el mundo, con calles decoradas con luces y bordeadas de puestos. Al otro lado de la ciudad, en lugares como Petite Venise, Rue des Marchands o Place des Dominicains, puedes ver estos grandes mercados a partir de finales de noviembre.

¿Quieres reservar una guía?