svg%3E

Uno de los beneficios de planificar unas vacaciones con anticipación es ahorrar dinero al reservar alojamiento o comprar boletos de avión. Sin embargo, hay un inconveniente, y es que si las circunstancias de la vida no nos permiten realizar nuestros planes, no podremos disfrutarlos y seremos atacados por las dudas sobre cómo recuperar nuestro dinero. Entonces, cuando se trata de boletos de avión, ¿cómo cancelar un vuelo ya pagado? La respuesta a esta pregunta depende de varios factores.

Tarifa contratada

Un vuelo pagado se puede cancelar si se elige un precio flexible que incluya esta opción, aunque esta opción es más cara. Además, la aerolínea puede cobrar una tarifa de gestión y no reembolsará el monto total que pagó.

Si ha elegido la opción más barata en el momento de la compra del vuelo, es muy posible que no incluya la posibilidad de devolución o cambio. Esto es bastante común en las aerolíneas de bajo coste.

Busque parte del impuesto

Cuando compra un boleto de avión, parte del precio del boleto se paga al estado como impuesto. En caso de que no pueda volar, esa cantidad podría reclamarse porque el viaje no se realizó. Pero de nuevo nos encontramos ante un dilema: ¿merece la pena exigir esos honorarios o es mejor olvidarlo? En la mayoría de los casos, la solicitud no reembolsa porque la gestión no es gratuita; Las políticas de cancelación se aplicarán nuevamente y eso cuesta dinero.


svg%3E

La causa de fuerza mayor

Si se ve obligado a cancelar un vuelo por causa de fuerza mayor, como el fallecimiento de un familiar de primer grado, hay aerolíneas que se comprometen a cancelar un vuelo ya pagado y reembolsar el monto (o al menos parte) presentando libro de familia y certificado de defunción. Cada uno de los términos y condiciones se puede ver en el sitio web de la empresa.

Seguro de viaje

Una buena idea para no perder dinero por un billete de avión en caso de que finalmente no pueda volar es contratar un seguro de viaje. Este tipo de regla generalmente cubre las cancelaciones de viajes, pero es recomendable leer la letra pequeña antes de tomar una decisión. Por lo general, los casos cubiertos por el seguro se cancelan debido a fuerza mayor, como enfermedad, citación, muerte o trabajo. Se perdería dinero si fuera una cancelación de un viaje que no se hizo sin justificación, porque esa no es una suposición que se iría a la estantería. Por eso, para evitar sorpresas, conviene tener cuidado a la hora de firmar.

¿Qué pasa si la aerolínea cancela?

En estos casos, es la empresa la que debe buscar una solución, compensando al cliente o trasladándolo a otro vuelo. En estas situaciones, el viajero elige la opción que más le conviene, pudiendo incluso tener derecho a una determinada compensación económica. En cualquier caso, de acuerdo con la recomendación del Ministerio de Turismo e Industria, es recomendable guardar las facturas de los posibles gastos derivados de las cancelaciones, como alojamiento en hoteles, comidas, etc.

Sin embargo, existen tres casos en los que la empresa no se preocuparía por nada:

  • Suspensiones de vuelo por causas excepcionales, como las condiciones meteorológicas.
  • Suspensión de vuelo con dos semanas de preaviso y reubicación de pasajeros.
  • Las cancelaciones por huelga no se consideran un motivo excepcional y el pasajero tiene derecho a una indemnización.
¿Quieres reservar una guía?