Santiago de compostela

Hazlo Camino de Santiago Es una experiencia que mucha gente quiere vivir. Todo está planeado con mucho cuidado, desde el recorrido que tomaremos hasta las etapas, los lugares por los que pasaremos y los lugares donde dormir. Pero, ¿qué pasa cuando llegamos a Santiago de Compostela?

Esta ciudad es un lugar lleno de historia y sobre todo lleno de encanto. Y espacio perfecto para perder por unos días, después de todo el ajetreo en las etapas del viaje. Descubrir sus ángulos más especiales y ver todo lo que vale la pena ver y no perderse es algo que discutiremos aquí. Porque no solo es importante el viaje sino también el disfrute de la meta.

Cuando llegamos a Santiago de Compostela


Santiago de compostela

Justo cuando llegamos queremos disfrutar de la catedral y del casco histórico, pero también hay detalles que hay que tener en cuenta. Él encontrar alojamiento Es uno de ellos, porque en la temporada incluso puede ser algo difícil. Hay albergues para peregrinos en la ciudad. Hay un albergue público en San Lázar y dos privados, uno en Monte do Gozo y otro en Fogar de Teodomiro. Si no encontramos espacio en ellos, aunque son muy baratos, siempre es posible alojarse en hoteles y hostales de la ciudad. Es mejor reservar con anticipación, especialmente en las fechas indicadas.

Otro detalle que hay que hacer es el de tomar compostela. Es un diploma expedido en la Oficina de Peregrinaciones para confirmar el camino recorrido con sentimiento cristiano. Se otorga a quienes hayan recorrido los últimos 100 kilómetros a pie ya sea a caballo o los últimos 200 kilómetros en bicicleta. Para obtener un permiso, debe tener una credencial oficial de peregrino, con uno o dos sellos diarios para colocar en los lugares designados en los albergues y otras instalaciones. A medida que cubramos esto, se confirmará que nos pueden otorgar Compostela.

Leer más:  Que ver en Bolonia

Catedral de santiago


Santiago de compostela

Este es el punto final de todo peregrino cuando llega a la ciudad. Ven a Plaza del Obradoiro y disfrutar de la fachada barroca de la catedral es un lujo. Pero se necesitan unas horas en la catedral para descubrir su historia y sus ángulos. El recorrido debe realizarse tanto en áreas externas como internas. E incluso de noche se ve diferente que durante el día.

Esta catedral iniciado en 1075 bajo el reinado de Alfonso VI. Debido a diversos problemas históricos, su construcción se postergó hasta que la finalización de la obra fue encomendada al célebre Mestre Mateu, en 1168. Sin embargo, posteriormente se le hicieron modificaciones adicionales, por lo que hoy es una mezcla de estilos. La fachada y la planta de la cruz son fruto del románico, pero la fachada del Obradoir, la capilla mayor y el órgano son del barroco. La fachada de Azabacheria tiene un estilo neoclásico.


Santiago de compostela

Visitar la catedral desde el interior significa disfrutar no solo de las zonas comunes, sino también de otras zonas en las que necesitas una visita guiada, como el Museo, con el que podrás conocer la historia de la catedral, el Archivo, donde se ubica. el famoso Códice o Bibliotecas Calixtino. Tan pronto como entremos, nos regocijaremos con los famosos El pórtico de la gloria, con tallas de piedra llenas de detalles. En la nave central nos maravillarán los asombrosos órganos barrocos, y también la Botafumeira, que se ubica en el centro y se usa solo en determinadas fechas, como Navidad, 6 de enero en la Epifanía del Señor o Pentecostés. Se trata de un inmenso incensario que se desplaza desde la cúpula central siguiendo la liturgia y que se ha convertido en símbolo de Santiago.

Nosotros tampoco irse sin abrazar al apóstol, una figura en el altar al que se accede por escaleras. Debajo de esta figura se encuentra la tumba del apóstol cuyos muros se han conservado. Tanto para un abrazo como para ver la cripta, suele haber largas colas, por lo que se recomienda paciencia. La catedral abre todos los días de 7:00 a 20:30.

Otras cosas para ver y hacer


Santiago de compostela

Santiago de Compostela es mucho más que una catedral. Son muchos los peregrinos que quieren disfruta de la famosa gastronomía gallega, y en las sinuosas calles del casco antiguo se pueden encontrar infinidad de restaurantes que sirven los mejores platos de marisco, quesos gallegos y vinos de la tierra. En estas mismas zonas hay bares donde las zonas vinícolas disfrutan de una buena vida nocturna.

Hay otros monumentos importantes, como la iglesia de San Martiño Pinario o el convento de Santa Clara. Para los que quieran descansar un poco, en esta ciudad también hay grandes jardines llenos de verdor, no en vano llueve tanto, como el parque Santo Domingo de Bonaval o el parque Belvís.

¿Quieres reservar una guía?