Aunque las estrellas de los destinos europeos para ver la iluminación navideña se concentran en Alemania, Austria, Suiza y grandes capitales como Londres, Praga o París, es cierto que cada vez son más los viajeros que descubren Polonia, un país de tradición católica que se toma muy en serio estas fiestas. Especialmente en Varsovia, la capital, encontrarás el sabor y la magia de la Navidad más auténtica.

En sus mercados, agradables y llenos de encanto, las casas de madera venden adornos navideños, artesanía local, delicias típicas de estas fechas y joyas donde no faltan piezas clásicas de ámbar báltico. Además del vino caliente de Europa Central, aquí también se bebe cerveza sorprendentemente caliente. Estos son los tres principales mercados navideños de la ciudad:

Él Plaza Stari trg (Rynek Starego Miasta), en la histórica Varsovia, considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es la más concurrida; calurosamente recomendado también Castle Castle Market (Plac Zamkowy), bajo la columna del rey Segismundo III Vasa; no menos espectacular es el mercado puesto a los pies Palacio de Cultura y Ciencia (Plac Defilad), el edificio más famoso de la capital polaca, un monstruo erigido durante la era soviética.

Por estas tres direcciones vale la pena dar un paseo y Suburbios de Cracovia o Nowy Swiat, calles medievales con elegantes boutiques, restaurantes, cafés y teatros. Tómate el tiempo para descubrir gastronomia local como un urek de venado asado con arándanos, servido con una copa de vodka de campo. Por último, no dejes de disfrutar de los villancicos que son Filarmónica de Varsovia traer la ciudad para inundarla con el espíritu navideño.

¿Quieres reservar una guía?