El cultivo de la vid se convirtió en un arte en España. Por tanto, no es de extrañar que sea uno de los mayores productores de vino del mundo con más de 900.000 hectáreas de viñedos y una amplia selección de uvas.

Blancos, rosados, tintos, finura, cavas, espumosos … van a la perfección con un plato determinado, y una de las cosas que más te harán disfrutar de España es la gastronomía y, por supuesto, el vino.

El enoturismo en España es una experiencia que te llevará al conocimiento de las bodegas tradicionales o de vanguardia, a charlas de sumiller profesional, a dormir entre viñedos.… A continuación, te damos algunas ideas para disfrutar de este mundo en compañía de tus amigos o familiares.

Cultura del vino

El vino es una parte importante de la cultura de España, como país mediterráneo. Durante su geografía existen varios museos especializados que te mostrarán el ritual de elaboración del vino y su elaboración.: desde el Museo de las Culturas del Vino de Cataluña (VINSEUM), hasta la Casa del Vino “La Baranda” en Tacoronte o el Centro Temático “Villa Lucía” en Álava, por nombrar solo algunos.

Rutas del vino en España

Si además quieres conocer la cultura del vino de cada región, puedes encontrar visitas guiadas a sus centros históricos y extensos viñedos y bodegas. En España son muchas las rutas del vino que viajan a destinos de gran riqueza cultural y gastronómica, y todas cuentan con actividades, paisajes y fiestas populares que harán de tu viaje una experiencia única.

El viaje puede comenzar en Galicia, en el noroeste del país. La ruta de las Rías Baixas es la cuna del vino Albariño: una sopa fresca ideal para maridar con pescados y mariscos. Aprovecha para descubrir su litoral con espectaculares playas perfectas para la práctica de deportes acuáticos.

También en el norte de España, un poco al este se encuentra el sendero Rioja Alaves. Aquí se elaboran algunos de los vinos españoles internacionales más prestigiosos. Además, aquí se pueden ver edificios y bodegas de vanguardia que se consideran catedrales del vino, y que son, entre otras cosas, obra de prestigiosos arquitectos como Santiago Calatrava o Frank O. Gehry.

A tan solo 100 kilómetros hay otra ruta del vino, la de Navarra. Ciudades como Olite o Tafalla son conocidas por sus vinos rosados. Esta ruta recuerda la importancia de este país durante el Camino de Santiago, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El viaje continúa por Aragón, la Ruta del Vino del Somontano, especialmente donde se elaboran deliciosos vinos. En la provincia de Huesca, además de los viñedos, podemos maravillarnos con los conjuntos monumentales de Barbastro o Alquézar así como el Parque Natural Sierra y Los Cañones de Guara, un paisaje único en Europa.

La siguiente parada de la ruta del vino es Cataluña, que invita a explorar las rutas del vino y los cafés del Penedès. Decir Cataluña es decir cava, una bebida con un sabor inconfundible. Se recomienda realizar una visita guiada a los castillos y las bodegas para descubrir el espectacular patrimonio cultural de la región, con numerosos ejemplos de arte románico y modernista.

Más al sur encontramos la ruta del vino de Jumilla en Murcia, que se caracteriza por vinos premiados en los últimos años. También merece la pena visitar el casco antiguo y su entorno natural, con el Parque Regional Sierra del Carche.

La Ruta del Vino Montilla-Moriles entra en la provincia de Córdoba. En este tour tendrás la oportunidad de hacerte con tapas, un restaurante gastronómico muy arraigado en la región. No puede dejar de visitar su conjunto monumental y su mezquita catedral, que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La ruta del vino de La Mancha es el punto final de este interesante recorrido. ¿Sabías que Castilla-La Mancha es la mayor zona vitivinícola del mundo por número de hectáreas de viñedo cultivado? En esta región se encuentra el corredor ecoturístico más largo de Europa: la ruta de Don Quijote. De camino, deténgase para degustar la gastronomía del Canal de la Mancha y adéntrese en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel o Lagunas de Ruidera para descubrir la naturaleza del Canal de la Mancha en todo su esplendor.

Se trata de rutas del vino, una forma original de descubrir la riqueza gastronómica de España. Aromas, sabores, historia y arte se unen en esta experiencia. ¿Te lo perderás?

¿Quieres reservar una guía?