svg%3E

Rtve

A pocos kilómetros del mar Mediterráneo y a los pies de un parque natural se levanta Frigiliana, la única ciudad de la provincia de Málaga que en 2015 fue reconocida como una de las más bellas de España. Aunque es un destino turístico reconocido, aún conserva su autenticidad porque no está masificado.

¿Cómo está Frigiliana?

Entrar en Frigilian es hacerlo en un laberinto de calles en pendiente, con relucientes casas encaladas que contrastan con los techos de pizarra rojiza y el azul del cielo. Macetas que decoran edificios con flores como jazmines, geranios o buganvillas añaden un extra de color a esta hermosa escena.

La ciudad se divide en dos áreas: la de reciente construcción en la parte baja y la más antigua encontrada por calles estrechas, empedradas y empinadas. Caminar por sus calles es toda una experiencia, como si se tratara de un viaje en el tiempo. Además, sus vistas son espectaculares ya que se encuentran a trescientos metros sobre el nivel del mar. No podrás resistirte a llevarte un álbum de fotos en un día despejado de invierno porque puedes ver Nerja, sus alrededores e incluso el norte de África.

Vacaciones España

¿Qué ver en Frigiliana?

Una visita a la ciudad comienza con la entrada al centro histórico, donde no se puede conducir excepto los residentes.

Frigiliana se autodenomina la ciudad de las tres culturas porque a finales del siglo XV convivían cristianos, musulmanes y judíos, que se recoge en la Fuente de las Tres Culturas y en otros monumentos como la vasija de Adarva del Torreón. Para conmemorar este hecho, en la última semana de agosto se celebra el Festival 3 de la Cultura de Frigiliana, y también está la Plaza de las Tres Culturas.

Tan relevante fue este episodio de su historia que a lo largo del casco antiguo podemos encontrar doce tablillas de cerámica que narran el levantamiento morisco y las últimas batallas que tuvieron lugar en la zona.

Algunos puntos históricos para visitar en Frigiliana incluyen la Fuente Vieja, la Iglesia de San Antonio, el Real Exposito, la Ermita del Santo Cristo de la Caña, el Palacio renacentista de los Condes de Frigiliana o el llamado Balcón del Mediterráneo desde donde se puede disfrutar de vistas al mar.

Pero hay muchas más áreas de interés en esta hermosa ciudad. Por ejemplo, la Casa Solariega de los Condes, que data de finales del siglo XVI, fue construida por la familia Manrique de Lara. Asimismo, la Casa del Apero de principios del siglo XVII que ahora alberga la Oficina de Turismo.

También merece la pena visitar los restos de un antiguo castillo árabe en la parte alta del municipio. Aunque no queda mucho de esta fortaleza, las vistas son espectaculares. Otros lugares muy interesantes son la Biblioteca Municipal y el Museo de Historia. Merece la pena una visita, ya que es el primer museo arqueológico de la Axarquía.

Por último, Torreón se encuentra en el antiguo barrio mudéjar, justo al lado de la calle Real. Lo que era un antiguo granero ahora forma parte de la casa. Para acceder a la terraza hay que pasar por un arco lleno de plantas, marcado como El Torreón.

Si te atrae el ambiente bohemio, Frigiliana es tu lugar porque debido a su ambiente único, muchos artistas y fotógrafos como Arne Haugen Sørensen, Klaus Hinkel, Penelope Wurr y Miró Slavina vinieron aquí para dar rienda suelta a su creatividad. Además, si eres amante del arte, las exposiciones se realizan regularmente en la Casa del Apero y en galerías privadas, para que puedas llevarte un bonito recuerdo de tu visita.

Hablando de souvenirs de Frigiliana, ¡no te pierdas el mercado que tiene lugar los jueves y sábados! La oportunidad perfecta para probar las especialidades de esta zona.

Sendente Wikiloc

Naturaleza en Frigiliana

Frigiliana es un punto de partida ideal para hacer senderismo por los picos de Sierra Tejeda y explorar los alrededores del Parque Natural Sierra Tejada Almijár. También puedes realizar una excursión por el río Higuerón, cuyas aguas son más tranquilas que el río Chillar en Nerja.

En verano, muchos lugareños y visitantes acuden a la piscina de Pozo Batán para disfrutar de la naturaleza, y algunos incluso se refrescan a pesar de que no está permitido bañarse.

¿Quieres reservar una guía?