Grimsel

Altitud superior a los 2.165 metros sobre el nivel del mar, la carretera larga y sinuosa es capaz de hacer que el conductor más hábil tenga unas vistas vertiginosas y hermosas de los Alpes. Uno de los rincones más espectaculares de Suiza se cocina con estos ingredientes: Paso de montaña Grimsel, en alemán Grimselpass.

Esta carretera conecta ciudades Innertkirchen, que pertenece al cantón de Berna, y glaciar, cantón de Valais. En lo alto de este paso de montaña, se traza una línea divisoria entre las cuencas de los ríos Rin y Ródano (en realidad muy cerca del nacimiento del río Ródano). Unos kilómetros antes de llegar a la cima se extiende lago glacial Grimselsee, otra hermosa postal alpina que hace que casi todos los turistas detengan su coche.

Pero para muchas personas, los paisajes no son el gran atractivo de Grimsel, sino la propia carretera que conduce a ellos. Sí, esta ruta de montaña puesta en servicio en 1894 tiene 33 kilómetros de longitud y un marcado desnivel del 10%.

Otro de los lagos de ascenso más famosos del Grimselpass se encuentra en el mismo pico: Totensee (Lago de los Muertos), cuyo nombre se remonta a la época de las Guerras Napoleónicas. Otro punto a destacar de este viaje es Grimsel Hospiz, una posada ya mencionada en documentos históricos antiguos del siglo XII y que fue reconvertida en un acogedor hotel hace unos años. Desde sus balcones se puede disfrutar de hermosas vistas del lago y la montaña Lauteraarhorn. Un regalo que compensa la interferencia de mil una curvas de veces.

¿Quieres reservar una guía?