svg%3E

Nicolás Pérez Gómez Wikipedia

Lerma se encuentra en la provincia de Brugos, en la llanura del río Arlanza, una de las regiones vinícolas más importantes de España. Un pequeño municipio de algo más de 2500 habitantes que vivió su época más bella durante el reinado de Felipe III en el siglo XVII.

El centro histórico de Lerma es una maravilla perfectamente conservada. Un paseo por las calles empedradas y empinadas nos hace retroceder en el tiempo, y la riqueza patrimonial es tan interesante que justifica un viaje a esta ciudad.

Historia de Lerma

A lo largo de la historia, dada su ubicación estratégica a orillas del río Arlanza, Lerma ha ocupado un lugar estratégico como cruce de caminos. Su período de mayor esplendor se produjo en el siglo XVII cuando la corte de la monarquía hispánica se trasladó a Valladolid en 1601. En ese momento llegaron a Lermo figuras y artistas relevantes, y se celebraron fiestas y banquetes en honor a los reyes.

Esta ciudad de su gran desarrollo coincidió con la época del duque de Lerma, conocido como rey Felipe III. Su caída del poder y su transformación en cardenal para evitar la persecución lo llevaron a refugiarse aquí hasta su muerte en 1625. Poco después comenzó su caída.

Que ver en Lerma

El casco histórico de Lerma se extiende sobre las laderas del cerro y aún conserva algunos rincones de una antigua valla medieval como el Arco de la Prisión, la puerta de entrada principal a través de la muralla o la antigua plaza de la arcada Villa. Muy cerca se encuentra el puente medieval y la ermita del Humilladero, la única que se conserva de la época del duque de Lerma.


svg%3E

Haga clic en Turismo

Plaza principal de Port Lerma

Frente al Palacio Ducal de Lerma se extiende la Plaza Mayor, una de las más grandes de España que originalmente estaba completamente porteada. Esta plaza fue utilizada en las celebraciones que realizaban los cortesanos de la ciudad para corridas de toros, espectáculos o exhibiciones ecuestres. Para apreciar sus dimensiones, lo mejor es verlo cuando está vacío, pero durante el día es prácticamente imposible verlo porque se utiliza como estacionamiento para acceder al casco antiguo en automóvil.

Palacio del Rector, parador de Lerma

Sobre los restos de un antiguo castillo medieval, el duque de Lerma ordenó en 1617 la construcción de un palacio de características similares al monasterio de El Escorial, impresionado por la monumentalidad y belleza del edificio religioso.

El palacio preside la parte alta de la ciudad y es el monumento más importante de Lerma. De estilo herreriano, el edificio con grandes ceniceros con balcones y tejado de pizarra combina a la perfección piedras grises y pizarra negra. Se remata con sus cuatro torres, tan características de este tipo de arquitectura. Ha sido reconvertido en Parador Nacional y su interior ha sido completamente restaurado.

Monasterio de San Blas en Lerma

En la plaza adyacente se encuentra el monasterio de San Blas de 1627, actualmente habitado por monjas dominicas y donde se ha conservado un gran relicario.

Colegiata de San Pedro de Lerma

Un paseo por Lerm debería llevarte desde la Plaza Mayor hasta la Colegiata de San Pedro. Esta ruta, desde el palacio ducal, los reyes y el duque de Lerma pasaban por un túnel conocido como paso ducal, que hoy se puede visitar. De esta forma, podían asistir a los servicios religiosos en la colegiata sin tener que salir.

Plaza de Santa Clara en Lerma

A pocos pasos de la Plaza Mayor de Lerma se encuentra la Plaza de Santa Clara, un lugar tranquilo entre dos edificios religiosos en Lerma, el Convento de Santa Clara y el Convento de Santa Teresa. Junto a esta plaza se abre un espectacular mirador a Los Arcos para disfrutar de la vista del río Arlanza, uno de los más bellos de Castilla. El balcón también permite ver cómo la ciudad de Lerma se extiende más allá de la montaña que conforma su centro histórico. En esta plaza cabe destacar la tumba del sacerdote Merin, célebre guerrillero de la guerra de la independencia, y el monasterio de la Ascensión, que fue el primer monasterio fundado en Lerma por los duques de Uceda en 1610 y que actualmente alberga a monjas franciscanas pobres.

¿Quieres reservar una guía?