svg%3E

Honeymoon es un viaje único e irrepetible que los recién casados ​​realizarán tras su boda a un destino mayoritariamente exótico donde podrán disfrutar durante unos días de un auténtico paraíso en la Tierra. Las fiestas de boda suelen viajar con buen tiempo después de la boda, que suele tener lugar entre mayo y octubre.

El destino elegido para la luna de miel no puede ser determinado únicamente por el sabor del vapor. Para evitar sorpresas meteorológicas (monzones o épocas de lluvias y frío invernal en el hemisferio sur), los novios y novios deben elegir un destino teniendo en cuenta la fecha de la boda, ya que la aventura suele comenzar a los pocos días.

Si estás inmerso en los preparativos de la boda y buscas información para la organización de la luna de miel, te recomendamos que leas el siguiente post porque hablaremos de los destinos ideales para cualquier época del año.

Verano: Indonesia, Oceanía y África


Indonesia

La mayoría de las parejas pasan por el altar en los meses calurosos del año, por lo que también aman el país Botswana, Indonesia, Mozambique, Australia, Tanzania, Fixed, Samoa y Polinesia son los principales destinos de junio a octubre debido a las temperaturas suaves y la ausencia de lluvias.

Por ejemplo, las islas del Mar del Sur e Indonesia están en invierno, por lo que no hace demasiado calor y no llueve. Además, es un buen momento para realizar un safari africano. No llueve estos meses en países como Mozambique, Botswana o Tanzania, y debido a la falta de lluvia, la vida silvestre se concentra en áreas de agua permanentes y es más fácil de observar. Finalmente, las Islas Fiji están en la estación seca por lo que el clima es templado y hay menos riesgo de ciclones tropicales y lluvias. Además, es un paraíso de aguas cristalinas y arena blanca.

Otoño: Vietnam e India


Taj Mahal de perfil

Dado que India es un país extenso, no hay un momento perfecto para visitar todo su territorio, pero podríamos decir que a finales de otoño se acaba el monzón y las temperaturas son más agradables. Es uno de los destinos más buscados para visitar durante tu luna de miel por la magia de sus palacios, el contraste entre culturas, la rica gastronomía y la belleza del paisaje.

Por su parte, un buen momento para conocer Vietnam es desde principios de otoño hasta abril. Un país con encanto que deslumbra por su rico patrimonio natural, su cocina de primera y su arraigada tradición.

Invierno: Latinoamérica, Maldivas y Kenia


Un resort en las Maldivas

La mejor temporada para disfrutar de las Maldivas es el invierno, especialmente de diciembre a mayo. Los habituales 28 grados y las playas de ensueño hacen de este país un lugar ideal para relajarse y disfrutar del sol después de la boda.

Para las parejas más aventureras, tres destinos muy interesantes pueden ser Kenia, Chile y Costa Rica. Este país africano es un buen lugar para quienes han elegido el invierno para su boda y un verdadero imán para quienes buscan una combinación de exotismo y aventura en su luna de miel. Algunas de las actividades memorables que se pueden realizar aquí son alojarse en una de las cabañas swahili en la isla Lama, explorar los valles y bosques salvajes, dormir bajo las estrellas en una cabaña encaramada a un árbol o ir de safari para ver los santuarios naturales del país.

Por su parte, Chile es un país espectacular donde los recién casados ​​encontrarán una naturaleza muy contrastada entre la asombrosa cordillera de los Andes, los glaciares del sur y el desierto del norte. Algunos de los lugares más espectaculares para visitar durante tu luna de miel en Chile son el Desierto de Atacama, Isla de Pascua, Viña del Mar, Puerto Varas o la capital Santiago de Chile.

De enero a junio también es un buen momento para descubrir Costa Rica, el país más seguro de Centroamérica. Su época seca es ideal para recorrer todo su territorio y seducir con sus playas y bosques exóticos.

La riqueza natural de Costa Rica es uno de los principales atractivos para los amantes del ecoturismo. Bañado por las cálidas y transparentes aguas del Mar Caribe por el este y el Océano Pacífico por el oeste, el país está lleno de hermosos lugares para disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Primavera: Japón


Viaje 2016 al monte Fuji

De marzo a mayo, y especialmente abril, es un momento maravilloso para conocer Japón, ya que los cerezos comienzan a florecer y el país se convierte en un jardín increíble. Una oportunidad única para visitar los hermosos jardines asiáticos o relajarse en sus aguas termales.

Dado que Japón no es un país muy grande, es fácil combinar un día de compras y visitar ciudades para sumergirse en el ajetreo y el bullicio de las principales ciudades japonesas con un día de viajes y visitas a sus parques naturales y zonas rurales.

¿Quieres reservar una guía?