svg%3E

El mercado de Cracovia es la plaza medieval más grande de toda Europa con sus 40.000 m2 y un lugar de mayor interés turístico de la ciudad.

Llama la atención no solo por el tamaño y presencia de importantes edificios históricos, sino también por lo animado y turístico que es, ya que tanto turistas como lugareños se reúnen allí para disfrutar de un paseo o un café en alguna de sus terrazas. .

Por tanto, no es de extrañar que muchos viajeros al mercado de Cracovia lo consideren el más bonito del mundo. A continuación, visitemos este lugar para descubrir qué es lo que lo ha hecho merecedor de tal honor.

Historia de la Plaza

Fue en 1254 cuando se inició la construcción de la Plaza de Cracovia para acoger un gran mercado, corazón de las actividades sociales y comerciales de la ciudad. Pronto a su alrededor las familias más ricas de Cracovia comenzaron a construir sus casas gracias a las cuales hoy podemos disfrutar de edificios increíblemente hermosos.

Otros edificios públicos muy importantes que adornan la Plaza de Cracovia son la Sala de los Lienzos, la Torre del Ayuntamiento, la Basílica de Santa María y la Iglesia de San Adalberto.

Este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ha sido escenario de muchas escenas felices y trágicas en Polonia. Los tiempos han cambiado, pero hoy en día sigue siendo uno de los rincones más queridos de Cracovia.

En sus alrededores se pueden encontrar algunos de los mejores restaurantes e instalaciones de entretenimiento de la ciudad.


svg%3E

¿Qué ver en el mercado?

El mercado tiene una importancia histórica, cultural y social importante. Rodeada de palacios de origen medieval y casas cívicas, la plaza es el principal lugar de reunión de los habitantes de Cracovia.

Salón de lona

Es el emblema del Mercado y el lugar más fotografiado. Es un palacio renacentista que originalmente atrajo a comerciantes para hacer negocios.

Su construcción se inició en 1257, al mismo tiempo que la plaza que lo acoge, y es considerado por muchos como el primer centro comercial de la historia.

En 1555 sufrió un gran incendio que destruyó la Sala del Lienzo, pero fue reconstruida en estilo renacentista por el prestigioso arquitecto italiano Giovani il Mosca de Padua.

Actualmente, sus instalaciones se utilizan con fines culturales. En el primer piso hay una parte del Museo Nacional de Cracovia, y en el sótano está el Museo bajo Rynek de Cracovia.

En él se pueden ver vestigios del asentamiento antes de la construcción de la plaza y numerosos objetos del mercado medieval. Por otro lado, en el Salón de las Telas también se puede visitar la Galería de Arte Polaco del siglo XIX.

Es interesante decir que la Sala de Telas recibió este nombre porque al inicio de la plaza, los comerciantes instalaron puestos de venta de ropa blanca y desde allí se creó un “mercado de ropa blanca”.

Basílica de santa maria

La Basílica de Santa María es uno de los monumentos más importantes de Cracovia. De estilo gótico, fue construido a finales del siglo XV y tiene una imponente fachada con caderas de distintas alturas.

En la torre más alta hay una corona dorada que recuerda que en las fuentes de la basílica el trompetista advirtió a la población desde arriba de cualquier amenaza como incendio o invasión.

De momento, esa tradición sigue vigente porque cada hora un trompetista toca Heine? mariacki, melodía tradicional que da nombre a la torre más alta.

La torre del antiguo ayuntamiento

Esta torre de 70 metros de altura es el único vestigio que queda del antiguo ayuntamiento de Cracovia, que fue demolido en 1820. La torre fue construida a finales del siglo XIII y hoy sirve como plataforma de observación y como parte del Museo Histórico de Cracovia.

Iglesia de San Adalberto

No es tan conocida como la Basílica de Santa María, pero es más antigua. Su construcción se remonta a principios de la Edad Media. Era muy popular entre los comerciantes que acudían al mercado de Cracovia para hacer negocios.


svg%3E

Cracovia mágica

Monumento a Adam Mickiewicz

Se trata de un monumento en honor al poeta romántico polaco que se inauguró en junio de 1898 con motivo del centenario de su nacimiento. Fue destruida durante la ocupación nazi, pero luego fue reconstruida por el gobierno polaco, que fue una de las principales atracciones turísticas de Cracovia.

¿Quieres reservar una guía?