svg%3E

Wikipedia

Molina de Aragón es una de las ciudades medievales más bellas de Guadalajara (España). Situada en el noreste de la provincia, es una ciudad de gran riqueza monumental. El viaje a Molina de Aragón es un viaje por la Edad Media siguiendo los pasos del Cid Campeador. Se levanta a los pies del castillo, conserva un puente románico, una judería y una casa árabe, así como numerosos palacios renacentistas y barrocos que reflejan el esplendor de la capital del señorío independiente de Molina.

Pero, ¿qué lugares son importantes durante un viaje a Molina de Aragón?

Castillo-fortaleza

Situado en una ladera que domina el valle, es el castillo más impresionante que se puede encontrar en Guadalajara y cuenta con la figura de Moline de Aragón. En el castillo de Molina de Aragón podemos distinguir una fortaleza rodeada por una muralla del siglo XII construida por el primer señor de Molina Manrique de Lara y la llamada Torre de Aragón construida sobre un castillo musulmán y esta sobre una anterior fortaleza celtíbera.

Al castillo de Molina de Aragón se accede por la Puerta del Reloj, que forma parte de las murallas que rodean el recinto, con sus torres de vigilancia, dejando en su interior un gran espacio en el que en el siglo XIII se ubicaba el barrio medieval de Madame de Molina Doña Blanca Alfonso. Prueba de ello son los restos de la iglesia románica de Santa María del Collado.

Leer más:  Castillo de Orbaneja


svg%3E

Wikipedia

Al castillo en sí se accede por una puerta con arco apuntado. Atravesándolo podemos comprobar el espesor de las paredes. En el patio de armas estaba la residencia del señor de Molina, cuadras, cocinas, pozos, almacenes y mazmorras. Por otro lado, podemos ver que las torres eran de tres pisos, estaban conectadas por escaleras metálicas y tenían grandes ventanales con arcos apuntados.

Desde el castillo llegamos a la Torre de Aragón, otra fortaleza con torre pentagonal rodeada por una muralla con mayores. Es una reconstrucción del siglo XIX, aunque allí se ubicaron la antigua fortaleza árabe y la fortaleza celtibérica. Torre de Aragón tiene tres plantas y tres ventanas. En lo alto de la torre hay una colorida terraza que permite ver la espectacular zona de Molina.

La visita al castillo de Molina de Aragón se puede realizar de forma gratuita (3 euros) o con guía (5 euros) con un grupo mínimo de 10 personas. Por la mañana, los grupos salen de la Oficina de Turismo a las 11:30 horas (Calle las Tiendas, 62. Teléfono: 949 832098), pero es recomendable consultar los días en los que se pueden realizar los días además del fin de semana. Se organizó una visita guiada por la ciudad por la tarde a las 5:30 p.m., pero el castillo no abrió. La Torre de Aragón, reconvertida en centro de interpretación, se visita por separado (2,50 €) tras subir una pendiente muy pronunciada.

Iglesia de Santa Clara


svg%3E

Historia El Viajero

Cerca de la carretera que conduce a los muros exteriores del castillo-fortaleza, en el casco antiguo, encontramos la iglesia de Santa Clara. Está documentado que durante la Edad Media esta iglesia conservó numerosas reliquias de santos y en ella podemos apreciar la presencia de los últimos trazos románicos en España con una nave con una parte en el interior.

Una vez conocido como Santa María Pero Gómez, se dice que el templo fue construido a finales del siglo XIII por el Sr. Pero Gómez, que era primo y mayordomo de Doña Blanca Alfonso de Molina. En conmemoración a su fundación, se le dio ese nombre al templo, aunque hoy en día la iglesia se conoce solo como Santa Clara porque está vinculada al monasterio del mismo nombre. El acceso principal a la iglesia se encuentra en el lateral de la iglesia, en un portal prominente al que se accede subiendo las escaleras.

Iglesia de San Francisco

Fue fundada a finales del siglo XIII por Doña Blanca Alfonso para ser habitada por monjes de clausura siguiendo el estilo gótico, pero a lo largo de su historia ha sufrido diversas reformas. Actualmente contiene varios estilos como el exterior barroco y el interior gótico, renacentista y barroco. La iglesia es de una sola nave y se cubre con bóvedas de crucería sostenidas por pilares.

Durante la Guerra de la Independencia de España, los franceses ordenaron quemar Molina de Aragón y una cuarta parte de sus edificios quedó en ruinas. Los franciscanos tuvieron que abandonar el monasterio y quedó gravemente dañado.

En 1836, debido a la toma de Mendizábal, los monjes fueron expulsados ​​y el estado convirtió el monasterio en un hospital civil. Posteriormente, la iglesia estuvo abandonada durante varias décadas, hasta que en 1886 las Hermanas de la Caridad de Santa Ana crearon aquí un hospital para pobres, al que llamaron Hospital de Santo Domingo. ¿El edificio está actualmente ocupado por un hogar de ancianos dirigido por estas monjas? y el Museo Comarcal de Molina de Aragón.

Iglesia de San Gil

La iglesia de San Gil o Santa María la Mayor de San Gil es de origen románico, aunque ha sido completamente reconstruida tras sufrir un terrible incendio que en 1915 provocó daños irreparables. Los restos de Doña Blanca fueron trasladados aquí desde una iglesia en San Francisco, donde dijo que quería ser enterrada para la desamortización de Mendizábal, pero el fuego destruyó todo y no se conserva nada. Tampoco las obras de arte guardadas allí.

Puente románico


svg%3E

Wikipedia

Durante siglos, un puente de estilo románico cruza el río Gallo, afluente del Tejos, para conectar el convento de San Francisco con la ciudad vieja. Desde él se pueden sacar fotos muy bonitas de Moline de Aragón. Construida en piedra arenisca rojiza, está formada por tres ojos.

Paladar Molina de Aragón

Durante el esplendor vivido por Molina de Aragón, muchas familias nobles hicieron construir allí lujosos palacios. Por tanto, Molina es uno de los municipios castellanos con más palacios en el casco histórico: Palacio de los Molina, Montesoro, Arias, Garcés de Marcilla o Marqués de Villel, entre otros.

¿Quieres reservar una guía?