Figura Wikipedia

Situada en la antigua judería de Toledo y considerada la sinagoga medieval mejor conservada del mundo, encontramos la Sinagoga Samuel ha-Leví o la Sinagoga del Tránsito. Varias vicisitudes históricas la convirtieron en iglesia, hospital, archivo de órdenes militares, ermita y finalmente museo sefardí que publicaba la cultura judía española.

Un espacio dedicado al patrimonio de las costumbres e historia sefardíes, así como a la religión judía como parte esencial del patrimonio cultural de Toledo.

Sinagoga de tránsito

Entre 1355 y 1357, Samuel ha-Leví ordenó la construcción de la sinagoga del Tránsito (Tesorero de la corte del rey Pedro I de Castilla) como capilla privada del palacio que mandó construir en una gran extensión del Tajo y cuyos límites llegaban hasta el borde mismo del río. Sin embargo, solo la sinagoga es el único edificio que ha resistido la prueba del tiempo.

Su diseño sencillo en el salón es similar al diseño de muchas capillas en palacios cristianos de la época, aunque se distingue por la austeridad del exterior y el esplendor decorativo del interior., lleno de ornamentos geométricos asociados con los vacíos de terror de la cultura oriental. Es decir, una práctica artística que consistía en llenar un espacio vacío en una obra con algún tipo de diseño o imagen. En este caso, el revestimiento de la pared se aprecia plenamente sobre la decoración de yeso a base de yeso de estilo mudéjar.

Leer más:  3 rutas culturales y ecoturísticas en España para 2017

El tema decorativo de la Sinagoga del Tránsito se limita a la heráldica y la epigrafía. En él se pueden ver los escudos de Castilla y León, textos a lo largo del friso que elevan las figuras del rey Pedro, Samuel Leví y su arquitecto el Rabino Don Mayr, intercaladas entre salmos y alabanzas a Dios, en agradecimiento por la protección recibida.

Figura Wikimedia

El frente del muro este está ricamente decorado con un adorno vegetal de creación árabe llamado ataurique. Mientras que en el muro sur todavía se pueden ver los huecos en los que están colocadas las vigas de madera de la tribuna reservada para las mujeres, desde donde asistían a la liturgia escondidas y separadas de los hombres.

Con la expulsión de los judíos en 1492, los Reyes Católicos entregaron la sinagoga del Tránsito a la Orden de Calatrava, que primero la convirtió en iglesia. y luego en el siglo XVIII en una ermita debido al declive de las órdenes militares. Pero estas no son las únicas aplicaciones que ha recibido. La sinagoga era tanto un hospital como un archivo de órdenes militares.

El proceso de desamortización del siglo XIX lo declaró monumento nacional y se tomaron diversas medidas para rehabilitarlo y frenar su decadencia. Ya en el siglo XX, en 1964, se instaló el Museo Sefardí en la Sinagoga del Tránsito. Cuatro años después, el museo será declarado Museo Nacional de Arte Hispano-Judío.

Figura Presione CLM

Museo Sefardí

Las salas del Museo Sefardí ocupan las dependencias del antiguo archivo de las órdenes militares de Calatrava y Alcántara. En total, son cinco salas en las que se encuentra material arqueológico y etnográfico de la comunidad judía española relacionado con sus orígenes, religión, forma de vida, historia y costumbres.

La primera sala muestra la historia del pueblo judío en el Medio Oriente del período antiguo. Aquí se exhiben diversos objetos que datan entre el 2000 a.C. y el siglo I d.C., como la Torá y otros objetos litúrgicos.

La segunda sala del museo nos adentra en la vida de los judíos durante el Imperio Romano, el período visigodo y en al-Andal. Mientras tanto, en la tercera sala podemos conocer algunos nuevos hallazgos arqueológicos y la historia de la comunidad sefardí en los reinos cristianos.

Finalmente, las salas cuarta y quinta están dedicadas a la vida y ciclo ceremonial de los sefardíes. Está alojado en la llamada Galería de la Mujer, que era un espacio reservado para las mujeres en la sinagoga.

Figura CLM 24

De toda la colección destaca la denominada Colección Bibliográfica Antigua, formada por libros, manuscritos y documentos en hebreo, sefardí y español que van desde los siglos XIV al XX.

Como espacios complementarios podemos ver la terraza norte o Jardín del Recuerdo (donde se ubican las lápidas) y la terraza este o zona de descanso (donde podemos ver los restos arqueológicos de lo que podrían ser los baños públicos de la judería de Toledo). Finalmente, está el espacio multimedia que nos permite vivir un paseo por la judería de la ciudad a mediados del siglo XIV a través de los sonidos.

Entradas y horario de la sinagoga de tránsito

Precio de admisión

La entrada general cuesta 3 euros y rebajada 1,50 euros. Es gratis para los menores de 18 años, los sábados a partir de las 14:00 y los domingos.

Calendario

Están cerrados todos los lunes, festivos locales y el 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre.

Abren los domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas. El horario de invierno es del 1 de noviembre al 28 de febrero de martes a sábado de 9:30 a 18:00 horas. Los veranos abren del 1 de marzo al 31 de octubre de martes a sábado de 9:30 a 19:30.

¿Quieres reservar una guía?