Castillo de Pau

Castillo de Pau

Situada a cien kilómetros del Océano Atlántico y en medio de los Pirineos, la ciudad Pauen Francia existe una situación perfecta para disfrutar tanto del mar como de la montaña. Fue la capital de un antiguo estado semiindependiente. Bearn En consecuencia, hay mucha historia, de la cual hay numerosos monumentos que disfrutarás visitando la ciudad.

A todo ello hay que sumar las ventajas de una ciudad tranquila (tiene unos setenta y siete mil habitantes) y una magnífica gastronomía. Además, tienes todos los ingredientes que te animan a visitarlo. Si aún tienes dudas te contamos que es un escritor romántico Alphonse de Lamartine dijo de ella: “Como Nápoles tiene la mejor vista al mar, Pau en tierra tiene la mejor del mundo”..

Qué ver en Pau: monumentos y más

El gran símbolo de Pau es precioso un castillo medieval, con paredes blancas y techos oscuros. Es una de las fortalezas más impresionantes del sur de Francia, y también alberga muchos pasajes de la historia de ese país.

Entre ellos se encuentra la formación de un estado casi independiente en Bearn liderado por Gaston Phoebus en el siglo XIV. Pero también que fue la residencia de los reyes navarros en el Renacimiento y, sobre todo, que fue rey Enrique IV de France nació en sus adicciones. Hoy, el castillo alberga un magnífico museo de tapices.


Plaza Clemenceau

Imagen de la plaza Clemenceau

El otro gran símbolo de Pau es bulevar pirineos, que conecta el castillo con el Palacio de Beaumont, una joya neoclásica del siglo XIX. Es una de las principales calles de la ciudad, pero su mayor valor radica en las extraordinarias vistas del Pirineo que puedes apreciar desde su punto de vista. Además, en el bulevar se encuentra el Ayuntamiento y Fuente de Vigny, otro emblema de la ciudad. Además, encontrarás en él Teleférico, que tiene más de cien años y conduce directamente al Parque Tissié.

Además de lo anterior, también debes visitar una ciudad francesa Lugar de nacimiento de Bernardotte, el gran mariscal de la era napoleónica que se convirtió en rey de Suecia y Noruega. En él encontrarás un museo dedicado a su personaje.
No es el único en Pau. La ciudad también tiene Museo de Bellas Artes y otros Monumento de paracaídas. Sin embargo, será aún más curioso, sobre todo si eres aficionado al ciclismo, el llamado Tour des Geants. Se trata de una magnífica exposición al aire libre sobre un gran evento ciclista francés (Pau es la tercera ciudad de Francia en recibirlo más veces).

Finalmente, tienes que atravesar Barrio Trespoey, donde se encuentran hermosos palacios construidos por los ingleses que se asentaron en la zona a finales del siglo XIX. Entre ellas se encuentran las villas de Saint-Basil, Navarra, Nitot o San Carlos.

Qué comer en Pau: sabor culinario francés

Gastronomía Pau, en Francia, es un perfecto ejemplo de cocina francesa por su elaboración. Pero agregue materias primas locales a esto. Por ejemplo, magnífico Vino de Jurançon que según la leyenda probó el rey Enrique IV el día de su nacimiento.


Garbure

Imagen de garbure

Uno de los platos más típicos de Pau es poule au pot, una receta de pollo guisado hecha solo para conmemorar el nacimiento de ese monarca. Es similar Gallo al vino, guiso de gallo preparado con vino.

Por su parte, Hachis Parmentier Es un plato de carne picada y puré de patatas gratinado; él pot-au-feu consiste en un excelente estofado de ternera con verduras y abrazo Es una sopa tradicional de Bearn.

No obstante, si prefiere comer tapas, de forma menos formal, le recomendamos Pase el Gourmet, ofrecido por Pau Pyrénées Tourisme. Es un bono que te permite recorrer los mercados de la ciudad probando los productos gastronómicos elaborados por artesanos locales.

El tiempo en Pau: la mejor época para visitar la ciudad

La ciudad de Bearnese tiene aire acondicionado oceánico con inviernos generalmente suaves. Sin embargo, la proximidad de los Pirineos hace que las temperaturas bajen a diez grados bajo cero. Otro fenómeno climatológico inusual esta temporada es el viento. foehn, cuya llegada eleva los termómetros a casi veinte grados. Pero cuando desaparece suele nevar.

Por su parte, los veranos son cálidos, con temperaturas entre los veinte y treinta grados. Esta última cifra rara vez se supera. En cuanto a las lluvias, son bastante elevadas, unos 1.100 mm anuales.


Teleférico Pau

Imagen del funicular de Pau

Todo esto crea un clima templado y relativamente húmedo, pero en general bastante agradable, ya que hay aproximadamente 1850 horas de sol al año. Dadas estas características climáticas, la mejor época para viajar a Pau son primavera y verano, especialmente en junio, julio, agosto y septiembre.

Como llegar a Pau

La ciudad francesa tiene un aeropuerto internacional, ese Pau-Pirineos, que está a siete kilómetros de él. Entonces puedes viajar en avión. Pero también puedes usar el ferrocarril. Por ejemplo, hay una línea desde Barcelona, ​​aunque gira por Toulouse. Y lo mismo puede decirse de las rutas de autobús.

Por otro lado, navegar por la ciudad de Bearno es fácil. Hay varias líneas de transporte público que lo cubren por completo. Además, tienes y servicio de alquiler de bicicletas funciona muy bien. Sin embargo, Pau tiene pendientes bastante pronunciadas por lo que es necesario poder utilizar este medio de transporte.

Para terminar, Pau en Francia es una ciudad llena de encantos que merecen una visita. Posee un hermoso patrimonio monumental, paisajes de ensueño y una excelente gastronomía. Además, está más cerca de lo que crees.

¿Quieres reservar una guía?