Playas de Cabo de Gata

Cabo de Gata es una ciudad costera ubicada en Almería, que pertenece al famoso parque natural Cabo de Gata-Níjar. Esta ciudad es una de las más turísticas por sus hermosos arenales y calas. Es muy común que durante los meses de verano, de junio a septiembre, veamos a cientos de personas dedicadas al turismo en esta zona. Pero no hay que preocuparse, porque Cabo de Gata cuenta con una gran cantidad de playas y calas para disfrutar del buen tiempo.

Están allí muchas playas en esta zona costera aunque algunos destacan más que otros. El paisaje desértico es algo característico, por lo que una de las cosas favoritas de quienes se acercan a esta parte de Andalucía es visitar diferentes playas cada día. Por eso visitaremos algunos de estos interesantes lugares.

Playa Genoveses


Playa Genovese

Esta es una de las playas más hermosas, que también ocupa toda la bahía. Esta playa es un espacio natural virgen que representa exactamente lo que queremos encontrar cuando vamos al Cabo de Gata. Esta es una de esas playas de arena fina y dorada que cautiva con su paisaje natural y tranquilidad. También es una playa que se suele recomendar a las familias porque el agua no cubre demasiado y por tanto no es peligrosa para los más pequeños. Eso sí, como en cualquiera de estas playas, hay que tener cuidado con el aire, que puede provocar resaca en el agua.

Leer más:  Laguna Negra Urbión

Él Morrón de los Genoveses se encuentra en la parte sur de la playa, una colina desde arriba que tiene una hermosa vista de la playa. Es una playa donde no hay chiringuitos, por su condición de virgen, así que si queremos algo tendremos que llevarlo nosotros mismos y por supuesto recoger todo lo que nos ponemos. Durante el verano hay que tener en cuenta que permiten el acceso a varios coches y el resto debe venir en transporte público oa pie. Está cerca del centro de San José, por lo que se puede llegar fácilmente a pie. También hay que tener en cuenta que se trata de una playa donde hay mucha gente que practica el nudismo, aunque no es oficialmente una playa de este tipo.

Playa Monsul


Monsul

Estamos ante la playa más famosa de todo Cabo de Gata y seguro que te resultará familiar porque apareció en la película Indiana Jones: The Last Crusade. Es una playa de tan solo 400 metros, pero se ha convertido en una de las más problemáticas. Es rodeado de rocas de origen volcánico ya sus espaldas se encuentra con dunas de arena fina. Estas rocas tan características de la playa son las lenguas de lava que han llegado al mar. Con el paso de los años, tanto la influencia del agua como el viento se han ido erosionando hasta la formación de estas formaciones que vemos hoy. Esta gran roca tan característica de la playa se conoce como Peineta de Monsul. Para llegar a la playa hay que seguir unos kilómetros por un camino de tierra y llegar a un aparcamiento a unos 200 metros de la playa. En verano, el acceso también es limitado y el aparcamiento es de pago.

Playa de los muertos


Playa de los muertos

Esta playa destaca por varias cosas, y una de ellas es el agua clara y azul. Pero también porque es la playa es completamente plana compuesto por arena que no es tan fina como en otras zonas arenosas. Es una playa bastante grande, pero hay que decir que no es recomendable para niños, porque el agua se cubre rápidamente, porque tiene un descenso más profundo que en otros arenales de la zona. Además, durante los días de viento es habitual encontrar olas, por lo que el baño no siempre es el adecuado. A esto hay que sumar que el acceso no es apto para todo el mundo, pues desde el aparcamiento hay varios caminos, algunos de ellos desnivelados hasta la playa. Pero esa es exactamente la razón por la que el verano no está tan concurrido como otros.

Playa Agua Amarga


Playa Aguas Amargas

Para esas ocasiones en las que no podemos dar un paseo disfrutando de la naturaleza virgen, tenemos una playa urbana como esta. En este caso encontramos un una playa fina de arena dorada que cuenta con todos los servicios posibles, desde el acceso para personas con movilidad reducida hasta los chiringuitos y baños. Así que esa es su gran ventaja, aunque sin duda es una de las más densas de la temporada. A un costado de la playa hay un acantilado donde se encuentran cuevas que se cree que estuvieron habitadas. Si nos atrevemos, podemos hacer un paseo en kayak por esta zona y llegar a una pequeña bahía cercana.

¿Quieres reservar una guía?