svg%3E

Cantabria es uno de los destinos más especiales de España porque combina montaña, mar, gastronomía y cultura. Es un lugar que lo tiene todo y es muy recomendable si está buscando un lugar para relajarse en verano, no caliente.

En este país del norte de España se pueden ver y hacer tantas cosas que probablemente alguien que nunca antes haya estado en Cantabria no sepa por dónde empezar. Si este es tu caso, ¡sigue leyendo! porque en el próximo post descubriremos los mejores rincones de Cantabria que no te puedes perder.

Santander

La capital de Cantabria fue en el pasado uno de los balnearios predilectos de las clases aristocráticas y las familias reales. Hoy es una ciudad con un halo muy agradable que combina gastronomía, cultura y hermosos paisajes.

Un día soleado es perfecto para acercarse a la Península de Magdalena y admirar el hermoso Palacio de la Magdalena., un obsequio de la ciudad al rey Alfonso XIII para promover el turismo de lujo en la ciudad a principios del siglo XX. Se convirtió en su residencia de verano entre 1912 y 1929.

La entrada a la Península de la Magdalena es gratuita y se puede ver la Playa de la Magdalena, el palacio, el monumento a Félix Rodríguez de la Fuente, un pequeño zoológico, un pinar plantado a petición de Alfonso XIII y tres carabelas que utilizó el marinero cántabro Vital Alsar para conmemorar a Francisco de Orellane a América.


svg%3E

Continuamos la ruta por Santander y llegamos a su catedral netamente gótica. Fue construido sobre las ruinas de un antiguo monasterio entre los siglos XII y XIV.

Otro edificio muy antiguo es el faro de Cabo Mayor que data de 1839. Es uno de los mejores lugares para visitar en Santander, tanto por la hermosa vista de la bahía como por las exhibiciones de los faros que se pueden ver en las habitaciones. existente entre la base del faro y sus accesorios.

Hablando de faros y mar, teniendo en cuenta que el puerto de Santander fue muy importante en el comercio marítimo con América en el siglo XIX, no es de extrañar que el Museo Marítimo del Cantábrico sea uno de los lugares recomendados para ser visto en familia. Aquí se muestran barcos, arqueología, instrumentos de navegación, cartografía, documentación marítima y más.

Otro de los museos más interesantes de Santander es el Centro Botín, inaugurado en 2017 como centro dedicado a la investigación, la formación y la divulgación. También alberga exposiciones de arte y conciertos de música.

Comillas


svg%3E

Wikipedia

Esta hermosa ciudad es uno de los rincones más visitados de Cantabria porque su conjunto monumental está enmarcado por un espectacular entorno natural y pintoresco. Un pedido para cualquiera que pise Cantabria.

La plaza vieja, la iglesia parroquial y algunas casas en el centro de la ciudad son un gran ejemplo de la arquitectura popular del siglo XVIII. El resto de edificios infames corresponden a finales del siglo XIX y principios del XX, época en la que Comillas disfrutaba de su máximo esplendor económico y social.

Además, Comillas es la ciudad más moderna fuera de Cataluña. Artistas como Gaudí, Martorell o Llimone le han dejado huella con obras como El Caprich, la Universidad Pontificia o el Palacio de Sobrellano.

Santillana del Mar


svg%3E

Santillana del Mar es sin duda una de las ciudades con mayor valor histórico y artístico de España, hasta el punto de que todo en ella es un monumento.

Prácticamente todo el municipio es un casco antiguo. Se organiza en torno a las calles Juan Infante y Santo Domingo y cada una de ellas conduce a la plaza. Las calles son adoquinadas y las construcciones de piedra datan de los siglos XIV y XVIII.

Un paseo por la ciudad revela las magníficas casas de la nobleza que aquí se construyeron, como la casa de la familia Quevedo, Águila y la Parra y la casa de Leonor de la Vega, entre otras. Otra residencia destacada de la nobleza es el Palacio de las Arenas, ubicado en la plaza del mismo nombre, que fue construido durante el siglo XVI en estilo renacentista.


Cuevas de Altamire

A pocos kilómetros de Santillana se encuentran las cuevas de Altamira. Son reconocidos como el primer lugar del mundo donde se ha identificado arte rupestre del Paleolítico Superior.

Su descubrimiento marcó un punto de inflexión para el conocimiento que el hombre prehistórico debería haber tenido para entonces: desde que fue considerado un ser salvaje, se había convertido en un ser con sensibilidad capaz de modelar su universo con una técnica sorprendente. Es uno de los primeros y más grandes representantes de la creatividad humana.

¿Quieres reservar una guía?