Peregrino

En esta ocasión vamos al norte de España, a Provincia de Pontevedra, un lugar que ha visto un aumento del turismo gracias a una oferta muy diversa y original. Desde hermosas playas hasta deliciosa gastronomía, pasando por el camino portugués a Santiago y cientos de pequeños rincones dignos de descubrir. Si viajas hacia el norte, no te pierdas esta selección de cosas para ver en la provincia de Pontevedra.

Estamos seguros de que habrá quien quiera sumar más cosas a la lista, y lo bueno de Galicia es que está a cada paso descubrimos cosas interesantes. Lugares llenos de magia, historias ancestrales de su gente y una cultura arraigada en la que se puede descubrir mucho. Así que toma nota de todos estos lugares, porque algunos no son tan conocidos.

Parque Natural Islas Cíes


Isla Cíes

Te hemos contado en varias ocasiones sobre este paraíso natural, y el que Parque Natural de las Islas Cíes el es muy famoso. Para llegar a estas islas hay que coger un ferry desde ciudades cercanas, desde Vigo, Cangas o Baione. Después de un corto viaje en bote llegamos a la isla y vemos la famosa playa de Rodas, una que es similar a las playas del Caribe, aunque con aguas mucho más frías. Un paisaje de gran belleza donde podemos perdernos todo el día o todo el fin de semana si nos quedamos en el campamento. Ir a su faro a ver el atardecer es otra cosa importante en esta isla, pero para eso hay que quedarse a dormir, porque los últimos ferries salen antes. Descubriremos pequeñas playas y bellos rincones naturales en esta isla, y nos sentiremos renovados.

Leer más:  Ciudades Cádiz

Ruta Pedra y Auga


Ruta Pedra y Auga

Si no has visto los hermosos bosques gallegos, llenos de verdor, no puedes perderte esta ruta de senderismo. Es una ruta larga Área de Ribadumia, que termina en el Pazo de Armenteira en Meis. Es una ruta larga y probablemente necesitará mucho tiempo, especialmente si se detiene en todos los hermosos rincones que tiene. Se pueden ver pequeñas cascadas, casas de piedra y sobre todo antiguos molinos restaurados, que hoy tienen función turística.

Casco antiguo de Pontevedra


Pontevedra

Pontevedra es un precioso pueblecito, donde nos enamoraremos de su casco antiguo. Tiene una zona antigua donde hay muchos bares de tapas típicas, como los de Plaza de la Leña, y muchas calles para pasear y disfrutar encontrando la insólita cruz de piedra. También puedes visitar la preciosa Plaza de la Peregrina, donde se ubica la iglesia que le da nombre, con un aspecto especial. Es sin duda uno de los símbolos de Pontevedra.

Pueblo de pescadores de Combarro


Combarro

Estos pequeños pueblos no suelen estar entre las rutas turísticas más habituales, pero es cierto que el pueblo de Combarro tiene cada vez más visitas. Y eso es porque es un pequeño pueblo de pescadores que después de unos siglos conservó todo su encanto. Todavía podemos ver pequeños y coloridos barcos de pesca y graneros de piedra junto al mar. También cuenta con calles pequeñas y estrechas y varios restaurantes donde degustar los platos más típicos de la gastronomía gallega.

Cambados y albariño


Kambados

En Rías Baixas tienes que parar en la zona de Cambados. Es fácil porque se encuentra cerca de la Ruta da Pedra e da Auga. Este pueblo tiene un casco antiguo, con un agradable y atento Pazo de Fefiñáns y es aquí donde se celebra la famosa fiesta del Albariño, la primera semana de agosto. Hay muchos rincones que ver, y un paseo por las calles antiguas o el puerto nos dará una idea de cómo son los pequeños pueblos costeros de Pontevedra. Si tenemos la oportunidad, no debemos perdernos una visita a la bodega de Albariño. En Cambados también podemos ver las hermosas ruinas de Santa Mariña de Dozo, un lugar lleno de romanticismo, con las ruinas de una iglesia gótica del siglo XV, de la que se conservan bellos arcos. Se ha convertido en un símbolo más de la ciudad de Cambados, aunque no se encuentra en el centro.

Playas Rías Baixas


Playas

Si llegamos en verano, no debemos perdernos las numerosas playas naturales de las Rías Baixas. Desde La Lanzade hasta O Grove, en pequeñas playas de la isla de Arousa o los de la zona de Cangas. Habrá muchos arenales donde disfrutarás del buen tiempo, pero eso sí, tendremos que acostumbrarnos a la temperatura de las aguas de Galicia. Lo bueno de esta zona es que hay tantos arenales que podemos disfrutar de los más concurridos, con todo tipo de servicios, los menos conocidos, para estar solos y más tranquilos.

¿Quieres reservar una guía?