Retablo de Ayacuchano

Retablo de Ayacuchano

Él retablo de ayacucho Es una de las expresiones más reconocidas del arte peruano. Es una expresión artística de la región de Ayacucho que tiene sus orígenes en el siglo XVIII.

El antecesor más cercano del actual retablo son los sanmarkos o Caja de San Marcos, desarrollado entre los siglos XVIII y XIX, un homenaje a San Marcos, patrón del ganado.

Las pinturas del altar son cajas rectangulares, generalmente hechas de cedro. Aunque no existen medidas estándar, los retablos clásicos tienen una altura de 32 centímetros y un ancho de 26 centímetros. En la parte inferior donde se encuentran las figuras son aproximadamente 6 pulgadas. La parte trasera suele estar cubierta con madera fina y la puerta está unida a la caja con correas de cuero. A diferencia de los sanmarcos, los temas del retablo se asocian a motivos tradicionales y religiosos como procesiones, corridas de toros y gallos.

Exponen vírgenes embarazadas y santos con cuellos largos. Las manifestaciones patrióticas como los desfiles militares también están representadas o dedicadas a figuras, presidentes, generales, campesinos y héroes. Incluso se han utilizado para representar alegorías políticas.

Es importante mencionar que la palabra “retablo” originalmente era un grupo numeroso ubicado detrás de los altares de las iglesias.

Más info: guía de viaje de Ayacucho

¿Quieres reservar una guía?