svg%3E

Hay personas a las que les gusta estar al aire libre, disfrutar del sol y la naturaleza, y les saludo mucho. Este es nuestro hogar y la mejor manera de educar a las nuevas generaciones en enfermería es precisamente eso, conocerlo, recorrerlo, observarlo y admirarlo. Y trekking es perfecto, así que hoy es nuestro tema Manera de cuidar.

El senderismo no requiere grandes habilidades, no es agotador si uno no quiere y es perfecto para apreciar el mundo que te rodea a cada paso. Él norte de españa tiene hermosos paisajes, picos de montañas que se funden con el cielo, y aquí está la Ruta del Cares, un sendero popular entre cañones.

Poner cuidados


svg%3E

Como dijimos Ruta del Cares es un sendero popular, muy conocido en el norte de España, que cruzar los Picos de Europa entre León y Asturias. Los denominados Picos de Europa son montañas que forman parte de la Cordillera Cantábrica y que, aunque no demasiado extensas, abundan en accidentes geográficos por la proximidad del mar. Luego es una formación caliza que pasa por León, Cantabria y Asturias, ¡con alturas que en ocasiones superan los 2500 metros!


svg%3E

Regreso a la ruta, es un camino artificial a lo que los hombres se abrieron a principios del siglo XX para el mantenimiento del canal de abastecimiento de la Central Hidroeléctrica Camarmeña-Poncebos. Este canal se construyó entre 1916 y 1921 y fue ampliado a mediados de siglo con gran dificultad debido a las características del terreno. Todos los días se producían explosiones de dinamita que se cobraron la vida de varios trabajadores.


svg%3E

El camino excavado pasa alrededor once millas a través del cuidado de la garganta divina. Cares es un río corto de montaña, afluente del río Deva que a su vez desemboca en el mar Cantábrico. Su garganta es algo espectacular y aquí pasa la Ruta del Cares, cruzando cuevas y puentes. Aunque el río atraviesa el desfiladero mucho más largo que la carretera, este tramo que se hace a pie es lo que llamamos la “ruta del Cares” y pasa por un lugar alto sobre el propio cauce del río.


svg%3E

Como dijimos anteriormente, muchas rutas de senderismo no requieren superpoderes, y esta es una de ellas. Su peso es moderado, para que prácticamente cualquiera pueda recorrerlo. Él Parque Nacional de los Picos de Europa Por eso es visitado cada año por cerca de dos millones de personas que aprecian la diversidad y belleza de los pasajes de la zona.

Entre once y doce kilómetros es lo que tienes que caminar y entre los que puedes pasar cuatro horas de ida y el doble si va y viene. Es decir, puedes hacerlo fácilmente en un día. Zapatos cómodos, comida, agua, un sombrero y muchas ganas de caminar es todo lo que hace falta para unir las ciudades de Caín en León y Poncebos en Asturias en ambos extremos. O viceversa.


svg%3E

Esa es la ruta en la que perros, atados, reír. No exactamente bicicletas, porque hay mucha gente en determinadas fechas y, por ejemplo, en los túneles puede resultar peligroso e incómodo. Hora es gratis y es gratis pero hay tours organizados con guías especiales que puedes aprovechar.

La Ruta del Cares también se puede hacer en invierno, porque si se ingresa desde Poncebos, aquí casi nunca hay nieve debido a la poca altura. Claro que si entras por Caín ya no es tan fácil, porque si nieva es imposible. Conclusión: Es recomendable no ir en invierno.


svg%3E

Las visitas guiadas desde Poncebos suelen salir entre las 8 y las 9 de la mañana. ¿Qué hermosos paisajes ves por aquí? Entonces pasas garganta de la hermosa, con canales y paredes muy verticales, El punto de vista de Panderruede,, Posada de Valdeón y Cordiñanes, en el Valle de Valdeón, Corona Montaña desde donde ves Chorco de los Lobos (una vieja empalizada construida para cazar estos animales), y al final del camino ya se llega a Caín.


svg%3E

Desde Caín se recorre la Ruta del Cares en sentido contrario. Se pasa por una presa y el camino por conductos desemboca en un desfiladero. Se cruza el puente de Trascámar, se cruza a la otra orilla del río y se empieza a subir entrando en la zona más cerrada del sendero y por ello más espectacular. Tu cruzas Puente de Bolín, el viaje continúa a través Blindados y niños pequeños, atraviesas varios edificios antiguos y alcanzas los 200 metros sobre el nivel del mar Collados.


svg%3E

Aquí tienes la oportunidad de ir en sentido contrario a Camarmeñe desde donde se divisa Naranjo de Bulnes. Puede que valga la pena si no estás cansado, ya que es el único punto de toda la Garganta del Cares desde donde es visible. Si no, pasa por Puente de la Jaya y finalmente llega a la calle Puente de Poncebos.

Merecen alguna aclaración: El Naranjo es un pico de piedra caliza que se originó en la era Paleozoica, Una vista del pozo de oración. Es una hermosa vista diseñada por el arquitecto Julián Delgado Úbeda; El Chorco de los Lobos es un tramo cada vez más estrecho que termina en un foso y cuenta con puestos de vigilancia donde los vecinos se escondían y disparaban a los lobos que en el pasado eran una amenaza para los vecinos y el ganado.


svg%3E

Ya hemos dicho que es una buena ruta. El inicio cuesta un poco, cuando sales de Poncebos y cruzas dos kilómetros, que es el momento en el que llegas a la altura, pero no tanto y una vez que cruzas la ruta es sin duda agradable. Tiene un metro y medio de ancho. ya que fue diseñado para que el coche pudiera pasar. Ese, no hay protección en el lado de la pendiente Así que hay que tener cuidado. Verás eso hay muchos túneles, Lleva siempre agua y un sombrero, sobre todo en verano.

Por eso al hacer la Ruta del Cares, solo debes pensar en la fecha, qué tomarás y desde qué punto comenzarás a viajar. ¡Y a disfrutar!

¿Quieres reservar una guía?