svg%3E

A partir de 2007, hay 7 nuevas maravillas del mundo moderno seleccionadas por más de 90 millones de personas en una encuesta global. Diferentes fueron las ciudades y monumentos de todos los continentes que participaron, como la Ópera de Sydney, la Estatua de la Libertad, la Torre Eiffel o la Alhambra de Granada. Sin embargo, solo siete lograron ganar, y los revelaremos a continuación.

Petra

Situada en el desierto del suroeste de Jordania, la famosa ciudad de Petra fue fundada alrededor del 312 a. C. Como capital del reino nabateo. En la antigüedad fue de gran importancia para conectar la Ruta de la Seda y la Ruta de las Especias, pero el paso del siglo la hizo caer en el olvido hasta que fue descubierta en el siglo XIX por Jean Louis Burckhard. Hoy es un famoso sitio arqueológico que se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de Jordania y en un símbolo.

Solo se puede acceder a Petra a través de un estrecho cañón llamado Al Siq, una ruta que culmina con una vista de El Tesoro, un templo de 45 metros de altura con una fachada decorada de estilo helenístico. Otros lugares muy visitados de Petra son la calle Facade (paseo por el que se entierran grandes tumbas enterradas en piedra), el Monasterio, el Santuario, el Teatro o el Altar de la Víctima (una de las zonas desde las que mejor se pueden admirar las vistas).

Leer más:  5 palacios inolvidables en San Petersburgo

El mejor momento para ver esta maravilla del mundo moderno es la primavera y el otoño. En verano el clima es muy caluroso, pero como la temporada es baja, los precios son más económicos.


svg%3E

Taj Mahal

Ubicada en el estado de Uttar Pradesh, una de las ciudades más interesantes de la India es Agra, y su gran icono es el Taj Mahal, que también forma parte de la lista de las 7 maravillas del mundo moderno.

Aunque se planea una historia romántica sobre este monumento, es un monumento funerario que el emperador Shah Jahan ordenó que se erigiera en el siglo XVI en honor a su amada esposa Mumtaz Mahal. Desde el Taj Mahal estamos acostumbrados a ver una imagen de un mausoleo con una cúpula de mármol blanco, pero el área vallada ocupa 17 acres e incluye una mezquita, una casa de huéspedes y jardines.

La mejor época para visitar el Taj Mahal es de octubre a marzo porque durante ese período las temperaturas no son tan altas en la región ya que se fríen en verano.


svg%3E

Macchu Picchu

Ubicada a 112 kilómetros al noroeste de Cuzco, en la provincia de Urubamba, Machu Picchu, una ciudad Inca rodeada de canales de agua, templos y andenes cuyo nombre significa montaña vieja y la conduce desde donde se ubica.

Se cree que el conjunto arquitectónico fue construido por el Inca Pachacutec en el siglo XV. Machu Picchu fue descubierto en 1911 gracias al explorador Hiram Bingham III que buscó la última capital inca de Vilcabamba.

En su tiempo, fue un importante centro administrativo, religioso y político. Hoy, sus ruinas son consideradas por la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad y una de las 7 maravillas del mundo moderno. Se puede visitar todo el año, aunque la mejor época es entre abril y octubre, que es la época seca.


svg%3E

Chichén Itzá

En la Península de Yucatán se encuentra Chichén Itzá, una antigua ciudad maya considerada una de las 7 maravillas del mundo moderno. Hacia el siglo VI d.C. vivió su período más bello, que se refleja en las edificaciones que conforman el sitio arqueológico, ya que se destacó como un importante centro político y económico en torno al cual vivían aproximadamente 50.000 personas. Después de un siglo de soberanía, las sequías llevaron al fin de esta cultura precolombina y provocaron su desaparición.

Edificios como el campo de pelota, el Templo de los Guerreros, el castillo y la famosa pirámide escalonada de Kukulkán, entre otros monumentos, se encuentran en tan buen estado que una visita a Chichén Itzá es como un viaje al pasado.

La mejor época para visitar Cancún es de diciembre a abril. Deben evitarse los meses de septiembre y octubre porque hay huracanes.


Fotografía del Coliseo de Roma

Coliseo Romano

Coliseo

El Coliseo es un símbolo de la eternidad de Roma. El imponente anfiteatro que mandó construir el emperador Vespasiano en el 72 d.C., que albergaba los espectáculos más sangrientos y populares de la época: batallas entre animales salvajes, prisioneros devorados por bestias, luchas de gladiadores … ¡incluso naumahiya! !, es decir, la batalla naval por la que hubo que inundar el Coliseo.

El Coliseo estuvo activo durante más de 500 años hasta que se celebraron los últimos juegos de la historia en el siglo VI. Junto con el Vaticano, es la mayor atracción turística de Roma en la actualidad. Es visitado por 6 millones de personas cada año, y en 2007 fue incluido en la lista de las 7 maravillas del mundo moderno.

Es recomendable visitar Roma en primavera u otoño, cuando las temperaturas son suaves y se evitan los calores extremos o las fuertes lluvias.


svg%3E

La Gran Muralla China

Beijing, la capital de China, tiene una larga historia que se está convirtiendo en una amplia gama de destinos turísticos para visitar. Sin embargo, la más popular de todas y una que se considera una de las 7 maravillas del mundo moderno es el culto de la Gran Muralla China.

Se trata de una serie de fortificaciones hechas de ladrillo, tierra, piedra y madera compactada que se extienden por 21.196 kilómetros a lo largo de las fronteras del norte de China para proteger al país de los ataques de grupos nómadas de Mongolia y Manchuria. Fue construido entre el siglo V a.C. C y XVI.

El final de la primavera (abril-mayo) y el comienzo del otoño (septiembre-octubre) es el mejor momento para visitar Beijing y ver la Gran Muralla China.


Cristo el Redentor

Cristo de Corcovad

La colosal estatua del Cristo Redentor de 30 metros de altura es considerada una de las 7 maravillas del mundo moderno. Uno de los principales destinos de todo turista que visita Río de Janeiro es desde el pedestal para admirar las vistas de las principales playas de la ciudad como Botafogo, Ipanema y Copacabana, las más famosas de todas.

Inaugurada en 1931, esta obra nació de la mano del ingeniero brasileño Heitor da Silva Costa y del escultor franco-polaco Paul Landowski, que contó con la ayuda del ingeniero francés Albert Caquot y el artista rumano Gheorge Leonida, quien diseñó el rostro de Cristo.

El clima tropical de Río de Janeiro hace que esta ciudad se pueda visitar en cualquier época del año.

¿Quieres reservar una guía?