Parece increíble estar en un territorio tan pequeño como un territorio Islas Faroe, un archipiélago salvaje ubicado en la frontera norte del Mar del Norte, siempre derrotado por el viento y las olas, puede haber un lago grande y espectacular Lago Sørvágsvatn, que ofrece al viajero una mirada colosal piscina infinita.

Visto de lejos, en una posición elevada en el mar (esto es servido por viajes en avión), parece que el lago está inclinado hacia el océano y que su contenido se desborda gradualmente por la cascada. Es, despues de todo ilusión óptica, la misma razón por la que pensamos que el lago está a cientos de metros sobre el nivel del mar, mientras que en realidad la diferencia es de solo 30 metros.

Los cambios de altura, con esas pendientes pronunciadas que rodean el lago, dan a Sørvágsvatn su apariencia aparentemente imposible. También existe cierta controversia sobre el nombre del lago, ya que la gente del pueblo de Sørvágsvatn insiste en que el lago lleve el nombre del pueblo, mientras que en los pueblos vecinos prefieren llamar a este lago Leitisvatn.

Si quieres visitar este lago y captar esta broma que nos juega la naturaleza, tienes que viajar a La isla de Vagar, la más occidental de las grandes islas del archipiélago, a la que se puede acceder por carretera a través de un puente que la conecta con la isla principal. También puedes volar al aeropuerto de la isla ubicado a pocos kilómetros de este lago único.

¿Quieres reservar una guía?