strada-della-forra

En las costas Lago de Garda, norte de Italia, encontramos uno de los caminos pintorescos más bellos y espectaculares del mundo. Se llama Strada della Forra (oficialmente SP38), un camino que llega al corazón del desfiladero que formó Río Brasa, entre paredes que a veces se estrechan tanto por encima de la cabeza del conductor que la luz apenas entra y el ascenso de colinas empinadas que conducen a Tremosin.

Los motociclistas corren por esta carretera como si fuera un lugar sagrado de peregrinaje, encontrándose con sus legendarias curvas, curvas cerradas y túneles estrechos. El viaje, que se completó en 1913, fue bautizado por el periódico alemán Frankfurter Zeitung como “La carretera más hermosa del mundo”. Años después eso sería muy fascinante Winston Churchill, que se atrevió a llamarla la “octava maravilla del mundo”.

Esta fascinación ha perdurado hasta el día de hoy: sus impresionantes vistas y el hermoso paisaje verde que rodea La Strada della Forra la han convertido el escenario más deseable para muchos directores de cine y publicistas que colocan allí el rodaje de sus películas y comerciales de automóviles.

Muchos viajeros recomiendan recorre la Strada della Forra en motocicleta, aunque será bastante impresionante en un coche convencional. Los destinos son los de menos, aquí está el final del camino en sí, una verdadera joya. Eso sí, antes de embarcarnos en una aventura, debemos asegurarnos de que nuestro vehículo esté en perfectas condiciones, especialmente el sistema de frenos, para no intimidar.

¿Quieres reservar una guía?